Exclusivo
Opinión

Editorial: Octubre, mes de Guayaquil

Estamos ya en Octubre, mes identificado plenamente con la historia, la tradición y, por supuesto, también con el futuro de la ciudad más poblada, grande y activa del país, que es su puerto principal, Guayaquil, que espera celebrar con todo el énfasis del caso la independencia de la ciudad que, además, significó el punto de partida para la gran gesta épica libertaria que culminó dos años después, el 24 de Mayo de 1822, en las faldas del Pichincha, con la batalla que otorgó la independencia al territorio que, conocido en la Colonia como la Real Audiencia de Quito, se convertiría en una república independiente.

Y desde ahora los guayaquileños se preparan también para celebrar, después de un año, el bicentenario de la independencia tan importante no solo para Guayaquil sino también para todo el país.

El municipio de la urbe porteña ha destinado ya una determinada cantidad de fondos para la realización de cinco proyectos, siendo la figura del prócer y poeta José Joaquín de Olmedo el eje de ese plan regenerador y de celebración de un ciudad que crece con un imparable impulso y una población que espera participar, con todo entusiasmo, en los actos que ya han sido programados.