Exclusivo
Opinión

El mundo sigue temblando

No es ninguna novedad, pero la tierra sigue temblando, en forma suave, moderada, pero creando nerviosismo entre las personas que sienten los movimientos que muchos llaman “réplicas”, temiendo lo peor.

He consultado y la explicación es que esta clase de temblores es algo normal que ocurre después de los grandes terremotos de hace poco, pues los estratos se “están acomodando” para volver a su posición anterior. O más claramente, se asientan para tener firmeza.

Lo anterior me llevó a la conclusión de que nunca debemos bajar la guardia y siempre estar alertas sobre cuál es la conducta que debemos adoptar.

Primero, siempre tener listo un cajoncito con cosas útiles, como puede ser linterna, agua, algún remedio y algo de masticar. Sacar fuerzas de donde no tengan y nada de correr ni intentar bajar escaleras, porque eso es peligroso.

En las zonas rurales, las personas que viven por allí tienen unos “alertadores” que son los animales. Los perros se inquietan y aúllan. Las vacas tienden a bajar la cabeza. Los pollitos pían más de lo normal, como para alertar a la mamá gallina, etc.

Cuando pase el temblor o la réplica, hacer una evaluación de nuestro entorno. Es decir, darnos cuenta de si algo se ha caído o dañado y nos puede impedir un escape lento, pero seguro.

Vicente Flores L.