Exclusivo
Opinión

La invitada del día: Ecuador sin tortura

La Red Internacional de Derechos Humanos RIDH es la voz de varias organizaciones LGBTI de la sociedad civil ecuatoriana, que por falta de recursos económicos y por las trabas que el Estado pone para su participación, no pueden estar hoy presentes en la

Imagen SILVIA-BUEN

La Red Internacional de Derechos Humanos RIDH es la voz de varias organizaciones LGBTI de la sociedad civil ecuatoriana, que por falta de recursos económicos y por las trabas que el Estado pone para su participación, no pueden estar hoy presentes en la Convención contra la tortura y otros tratos crueles o degradantes que se realiza en Ginebra.

La RIDH se encuentra en estos momentos, a través de Walleska Pareja, denunciando que en Ecuador siguen dándose espantosos casos de secuestro de personas LGBTI para ser internadas contra su voluntad en centros de tortura, donde se pretende cambiar su orientación sexual. Esto pasa a diario en nuestro país, sin que las autoridades realicen un control eficiente para evitar estos crímenes, que quedan en total impunidad.

En estos casos no se puede deslindar la enorme responsabilidad que tiene el Plan Familia, que desde la más retardatoria visión confesional, plantea que la única sexualidad posible y deseable es la sexualidad heterosexual dentro del matrimonio. Como si eso fuera poco, Plan Familia alude a la transexualidad y homosexualidad como condiciones anómalas e indeseables. Este proyecto gubernamental está perpetuando la discriminación con el aval y apoyo del Estado ecuatoriano.

El Estado y algunas organizaciones cooptadas por el mismo indican avances en materia de derechos humanos LGBTI. Sin embargo, estos resultan superficiales cuando no van más allá de realizar talleres con un par organizaciones, dotadas de poca legitimidad. Mientras aquí y ahora nos siguen matando y torturando por ser diferentes.