¡Auxilio!
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

¡Auxilio! 

Lo grita la gente en la calle: auxilio. Se nota en los rostros de las personas que viajan temerosas en los buses con miedo de que algún pillo, cuchillo o pistola en mano, le robe sus pertenencias; y peor aún, en el caso de las mujeres, les metan las manos hasta donde más puedan para quitarles sus celulares o el dinero que llevan.

El grito de auxilio, sin necesidad de expresarlo abiertamente, se nota también a la hora de tomar un taxi y no saber si será víctima de un secuestro. Se lo nota en la gente que camina temerosa en las calles, en los conductores de carros cuando los detiene un semáforo en rojo, en las madres que llevan a sus hijos a las escuelas con el temor de cruzarse con una balacera, o de que a los niños o jóvenes les quieran vender droga en medio de mangos o jugos.

Lo ‘gritan en silencio’ las personas cuando ven acercarse una moto, porque enseguida piensan lo peor. ¡Qué pena por aquellos que sí usan sus motos para trabajar o llevar a sus familias! Por culpa de unos pocos, pagan todos.

En fin, el miedo ya no es exclusivo de los guayaquileños o de quienes viven en esa ciudad. Se replica en todo el país: en Santa Elena, Esmeraldas, Manabí, El Oro, Los Ríos y hasta en Quito, la capital. ¿No le duelen los oídos al gobierno de tanto escuchar auxilio? ¿Qué espera para actuar de verdad contra la delincuencia?