Exclusivo
Opinión

Editorial | Aerovía: atracción turística

La inauguración de la Aerovía, obra que comenzó a construirse en el año 2018 y que fue inaugurada hace pocos días, contó con una inusitada cantidad de usuarios (se calcula que más de 40 mil en dos días), que tras formar largas colas en las estaciones instaladas en Guayaquil abordaron las cabinas y las llenaron sin respetar el aforo impuesto por el régimen de excepción que vivimos como severa medida de bioseguridad para evitar el tan peligroso contagio del coronavirus.

Esta elevada cantidad de pasajeros usó el nuevo sistema de locomoción por cables no precisamente por una necesidad de transportarse entre Guayaquil y el cantón de la vecina orilla, sino por ser una irresistible atracción turística, ya que el viajar por el aire por más de un cuarto de hora proporciona la oportunidad de ser espectador de un maravilloso paisaje que comprende la parte norte de la Perla, con su moderno malecón y los altos edificios del Puerto Santa Ana, para luego sentir la emoción de ‘sobrevolar’ el ancho y caudaloso río Guayas.

Para complementar el servicio en favor de los pasajeros que lleguen a Durán se ha instalado un servicio de 65 buses alimentadores, que completarán el itinerario de quienes tengan necesidad de adentrarse en el cantón duraneño. Sin embargo, los habitantes suburbanos han protestado por cuanto la doble tarifa resulta más cara que el pasaje que cobran los colectivos amarillos.

TE RECOMENDAMOS