Exclusivo
Opinión

Editorial: Una Asamblea dividida

Las elecciones del pasado 7 de febrero fueron atípicas y controvertidas, no solo por el numero de candidatos presentados sino también por los efectos posteriores, que han puesto en suspenso a la ciudadanía por los binomios finalistas a la segunda vuelta y los resultados en las listas de asambleístas. Y es que el escrutinio, que con infraestructura electrónica ha realizado el Consejo Nacional Electoral, ha sido más prolongado de lo que se esperaba.

En esta oportunidad, en cuanto a los comicios legislativos, la votación cambió radicalmente al suprimirse el voto en forma individual y establecer el sufragio ‘en plancha’, es decir, por una lista completa. Esto trajo varias sorpresas, entre ellas el repunte de Pachakutik, el brazo político de los indígenas, que pasó a ser la segunda fuerza en las bancadas de la Asamblea, y el de la Izquierda Democrática, que había tenido un solo legislador y ahora contaría con 18.

Mientras que el correísmo, que obtuvo el primer puesto en las presidenciales, también liderará la Asamblea. Por su parte el movimiento CREO, del presidenciable Guillermo Lasso, y el Partido Social Cristiano se quedarían con las bancadas medianas.

Todo esto lleva a la conclusión de que contaremos en los próximos cuatro años con una Asamblea dividida, que contará con 137 legisladores: 15 nacionales, 116 provinciales y 6 del exterior.