Exclusivo
Opinión

Editorial: La lección del feriado

Este último feriado ha dejado una lectura para todos sobre la ansiada reactivación económica en esta pandemia: hay que recuperar la confianza en el sistema de salud y para eso no solo basta con un correcto plan de vacunación contra la COVID-19, también es necesario trabajar en rescatar de la crisis al sistema sanitario para que los ecuatorianos sientan la confianza de salir a realizar sus actividades cotidianas.

Fue evidente la escasa presencia de turistas en algunos balnearios costeños durante el pasado fin de semana, lo que afectó los planes del sector hotelero, que había esperado con expectativas las fiestas de Guayaquil.

Ni todas las medidas de bioseguridad que aplicaron los empresarios turísticos para que los clientes acudieran con tranquilidad resultaron efectivas para que los turistas vencieran el miedo a la presencia de la variante Delta.

Y esto es comprensible porque la presencia en el país de cepas agresivas deriva en el incremento acelerado de contagios y, por ende, en el anuncio de restricciones para evitar que los hospitales colapsen como ha ocurrido desde el año pasado.

Sin un sistema de salud que brinde las garantías de atención y cuidados a los pacientes, y sin la rápida reacción de autoridades ante la confirmación de variantes de alta transmisibilidad, no se puede volver a la normalidad.