Exclusivo
Opinión

Editorial: El nuevo aeropuerto

La capital de la República cuenta ya desde hace algunos años con una nueva terminal aérea que sustituyó a la anterior con el mismo nombre, Mariscal Sucre, ofreciendo a los miles de usuarios un servicio de mayor comodidad y seguridad, en un sector ubicado en Tababela, a varios kilómetros de la zona citadina.

En el Puerto Principal, desde el siglo pasado se ha proyectado la construcción del nuevo aeropuerto guayaquileño que sustituirá al actual, también conservando el mismo nombre que recuerda al prócer y poeta José Joaquín de Olmedo. Su ubicación estará en el sitio conocido como el Daular, a una distancia de la ciudad mucho mayor que la actual terminal, con varias pistas de aterrizaje ampliadas y un servicio de atención a los usuarios que se supone será modernizado de acuerdo con las exigencias de la actualidad.
La población guayaquileña viene esperando ya desde hace algún tiempo que se inicie lo más pronto la construcción de la obra proyectada, siendo que además ya se han invertido cerca de treinta millones para desarrollar debidamente el sector donde se construirá el aeropuerto; pero habrá que tener más paciencia, puesto que se espera que la nueva terminal supere los cinco millones de pasajeros. Esta información ha provocado protestas y debates, mientras la Autoridad Aeroportuaria defiende las obras realizadas en la zona de confluencia y desde la ciudadanía se pide mayor agilidad.
TE RECOMENDAMOS