Exclusivo
Opinión

Lujos a nivel de la Asamblea

Como en la buena época de bonanza petrolera que se pagaba por sabatinas con artistas, bandas musicales, fiestitas, artistas encopetados como Di Blasio o Miguel Bosé y otros gastos innecesarios, hoy la Asamblea Nacional repite ciertos excesos que fueron criticados en épocas pasadas. A pesar de ser un año económicamente duro y austero parece que algunos no tienen claro el mensaje de manejar eficientemente los pocos recursos asignados para actividades más importantes.

Este organismo legislativo se encuentra en el ‘ojo del huracán’ al develarse algunos valores correspondientes a servicios de alimentación con valores similares a los de un hotel 5 estrellas. La presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, se ha defendido aclarando que esos valores manejan todos los ministerios públicos cuando corresponde la realización de algún evento, sesión solemne, reunión o algo de gran relevancia nacional y que estos procesos son regulados por el Sercop y auditados por la Contraloría.

Desde hace ‘ratón’ se conoce sobre algunos excesos en la Asamblea, como cuando se les entregó a cada legislador un celular con internet, a costillas de fondos públicos. También que cada asambleísta tenga más de un asesor y su respectivo asistente porque no se alcanza.

Parece que les gusta el ‘viva la fiesta’ con plata ajena. De seguro que si todos esos gastos de alimentación, comunicación, transporte y asesoría fuesen financiados por cada parlamentario, lo más probable es que más de uno llevaría su loncherita con refrigerios preparados en casa. Como dice el dicho: todo lo quieren a vaca muuu…