Exclusivo
Opinión

Palos de ciego

Tras “una década perdida” (no 10 años, sino 10 días) Rafico viajó a Bogotá, en un lujoso avión “Charter”, tal como llegó, y de allí siguió a Bruselas, donde reside. ¿Quién pagó el costoso vuelo? Buena pregunta...

---

En la convención de Esmeraldas, Correa arremetió contra Lenin, con fuertes epítetos, como si se estuviera refiriendo a la prensa independiente, que él tildaba de “corrupta”... Además, proclamó la inocencia de Glas, lo cual de poco le servirá ahora a su defendido.

---

No pudo decir como Julio César la célebre frase: “Veni, vidi, vinci” (Llegué, vi y vencí), ya que los resultados políticos en este lapso no fueron a su favor, sino más bien en contra. Las evidencia son notorias. Y es que mientras estuvo en el país la facción de AP que le sigue siendo fiel no fue reconocida por el CNE, que prefirió a la morenista. Además, se aceptó la convocatoria a la Consulta Popular (incluido el tema de la “reelección indefinida” que deja al expresidente sin chance de postularse en las elecciones del 2021). Y ya se fijó la fecha de la consulta: el próximo 4 de febrero.

---

Correa tuvo más de un desacierto, desde llegar al país con su segundo nombre (Vicente y no Rafael) hasta malos ratos y contradicciones en la entrevista con un periodista de la cadena internacional CNN. Además, fue por demás evidente su prepotencia en un canal de TV manabita, donde quería hablar durante una hora y no “solo” 14 minutos... ¡Esta vez, como que todo le salió mal!...