Exclusivo
Opinión

Verdades necesarias

Grupos retardatarios, antiderechos, pero, sobre todo; increíblemente irresponsables, se dedicaron en meses pasados a difundir una campaña comunicacional en contra de la ley para erradicar y prevenir la violencia contra la mujer.

Su estrategia se basó en la patraña y en el sensacionalismo. Su lenguaje fue charlatán, plagado de distorsiones y falacias. Entre otras cosas, dijeron que en esta ley se dispondría la entrega de anticonceptivos a niños y niñas en las escuelas. Que ya tenían denuncias de que en las aulas se les estaba enseñando a alumnos de 10 años a poner condones con la boca.

Pese a que estos embustes fueron desmentidos por el Ministerio de Salud, siguieron. Dijeron que se iba a erradicar la noción biológica de que existen hombres y mujeres. Que a los niños de 5 años se les diría que pueden escoger el sexo al que quieran pertenecer. Que la ley impediría que padres y madres pudieran educar a sus hijos en la casa. Que esta ley despenalizaría el aborto en el país.

Organizaron una multitudinaria marcha de odio cuyo motor fue la calumnia delirante dicha con descaro. Incluso amenazaron con tomarse Carondelet si el Presidente firmaba la ley.

Hoy, pese a toda esa inquina y desinformación, la ley está aprobada y cualquiera puede leerla y ver que lo que aseguraron los grupos antiderechos no es verdad.

¿Quién se hace cargo hoy de todas esas mentiras lanzadas al viento?...