Visita frustrante de Rafael Vicente Correa
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

Visita frustrante de Rafael Vicente Correa

Con declaraciones de varios dirigentes y el propio Correa se anunció su visita, con el propósito de “supuestamente” solucionar algunos desentendimientos en Alianza PAIS. Pero la falta de perspicacia de quienes auspiciaban su retorno convirtió su invitación, creo, en un acto frustrante para ellos.

Faltó “olfato” político, imaginación y perspectiva de un lado; y, por otro, inconsecuencia e ingratitud de sus seguidores, porque ya no había recursos para movilizarlos, ya no había sánduches, ni grupos musicales; y, lo más grave, la asistencia ya no era obligatoria ni sujeta a multas. Se acabó el fervor de sus “compañeros” de otro momento. Se acabó la revolución, porque ella parece que existe solo cuando los estómagos están vacíos, de lo contrario no se explican la poca presencia a la llegada al aeropuerto de Guayaquil; la falta de manifestantes respaldando su presencia; las dificultades para organizar la asamblea de Esmeraldas; y la ausencia de seguidores al visitar la Corte Nacional de Justicia, donde sus guardaespaldas eran más que toda su fanaticada.

Si el abandono al “líder” es tan evidente, recién después de 6 meses de terminado su mandato, es una incógnita el respaldo que tendría AP más adelante.

Iván Escobar C.