Exclusivo
Actualidad

¡El demonio la acosa por un juego maldito!

Una niña, de 11 años, sufre una supuesta posesión diabólica desde hace un año en el sitio Río de Plátano, en El Carmen, Manabí.

Foto de Sistema Granasa
El pastor Rodolfo Giler atendió el caso de la chica. Sus familiares están preocupadosFotos: Evelyn Centeno / EXTRA

“Demonio, apártate. Señor, mi Dios, por favor, haz que salga del cuerpo de esta niña”, repetía el pastor Rodolfo Giler, frente a una niña de 11 años, quien sufría una supuesta posesión demoniaca.

Su cuerpo se retorcía en el suelo. Los parientes la sujetaban con empeño, pero aún así no podían controlarla. Los gritos estremecían a los presentes, que replicaban con rezos posando sus brazos en dirección a la niña.

Los momentos de terror que vivieron la noche del pasado lunes, en el sitio Río de Plátano, no se olvidarán fácilmente.

La madre de la afectada manifestó estar desesperada. Ella teme perder a su hija, pues asegura que un espíritu o demonio atormenta a su pequeña desde hace un año aproximadamente, cuando la nena habría practicado el supuesto juego demoniaco Charlie Charlie.

Detalló que desde ese instante, ella, su esposo y sus dos hijas de un anterior compromiso han sufrido cambios en su comportamiento, como si algo ingresara en el cuerpo y los hiciera actuar distintos, como endemoniados.

Además, confesó que han tenido contacto con entes que toman forma de personas conocidas, pero que sería imposible que se encuentren con ellos en ese sitio.

El padrastro de las niñas confirmó lo dicho por su esposa. Manifestó que fue el primer afectado. “No recuerdo lo que pasaba cuando me ponía así, pero mi esposa me cuenta que no quería entrar a la iglesia y cuando me llevaban retrocedía, hasta que cuando me rezaron boté una araña por la boca, que luego se hizo nada”, reveló.

Luego su mujer habría tenido los mismos efectos, al igual que la menor de sus hijastras. Los tres habrían sido sanados por una curandera, pero lo que ha pasado con esta niña los tiene ‘paniqueados’.

“Se pone tiesa. Como que tiene un ataque”, describió el hombre, quien dijo querer a las dos niñas como si fueran sus hijas, por lo que pide ayuda para que su familia sea librada de estos espíritus.

Espinosa contó que hace unos meses vio a una de las niñas tomar unas ropas y salir corriendo sin ninguna explicación. Pero resultaba que aquel ente no era ninguna de sus parientes. “Tal vez se llevaba mi ropa para que lo siguiera y por allá agarrarme, pero nunca lo hice”, expresó.

Otro día, mientras su esposa se bañaba, ella habría visto a un allegado que se acercó y la abrazó, pero eso no podía ser posible, porque aquella persona se encontraba en otro sitio justo en ese momento.

Todas estas apariciones y manifestaciones extrañas hacen que la familia esté convencida de que la maldad la ronda. El caso de su hija es el que más les preocupa, pues todos han logrado superar las supuestas posesiones, menos ella.

“Se trata de un espíritu impuro”

El pastor Rodolfo Giler manifestó que claramente se trataba de una manifestación de un espíritu impuro. Él determinó que presuntamente el ente empezó a atormentar a la niña, luego de que hace pocas semanas ella quemara las hojas de papel en las que practicó aquel juego oscuro.

“Como la chica quemó las hojas, ella ya no le permitió al espíritu poder actuar en su vida, por eso él la atormentaba”, acotó.

A puerta cerrada, en un procedimiento de limpieza, Giler indicó que logró liberar a la menor de aquella manifestación maligna, pero que debe ser ella quien impida que los espíritus la afecten.