Una adulta mayor requiere de una costosa operación que cuesta 10 ‘lucas’
Suscríbete

Exclusivo
Drama

Una adulta mayor requiere de una costosa operación que cuesta 10 ‘lucas’

En 2019 a Ivis Navarro le diagnosticaron alzhéimer y artrosis. También necesita fármacos para frenar la severidad de su olvido y una silla de ruedas. Su familia no tiene recursos

paciente de desgaste de cadera
Su nieta, Diana Balon, procura hacerle ciertos ejercicios a su abuela, para que no se le atrofien los músculos, por la poca movilidad que tiene.Christian Vinueza / EXTRA

Ivis Navarro Estacio, de 76 años, a veces olvida masticar los alimentos, avisar que tiene que ir al baño para realizar sus necesidades biológicas; incluso no reconoce algunos rostros de sus familiares.

Desde 2019 padece de alzhéimer, pero ese mismo año se le presentó otra patología: artrosis en su cadera derecha, es decir, tiene un desgaste severo en la parte superior de su fémur, que le impide caminar con normalidad.

De no ser por la ayuda de un andador y de sus familiares, ella no podría desplazarse por su vivienda ubicada en la ciudadela Martha de Roldós, norte de Guayaquil.

“Por el alzhéimer olvida su enfermedad, pero los dolores se la recuerdan”, manifiesta su hijo, Douglas Balon Navarro, de 55 años.

RELACIONADAS

Es necesaria una intervención quirúrgica para que pueda andar, pero la operación tiene un valor de 10 mil dólares y consiste en colocarle una prótesis de silicona que reemplace a los huesos desgastados.

Doña Ivis, oriunda de Esmeraldas, arrastra el pie derecho y todo el peso de su cuerpo lo apoya en la extremidad inferior izquierda, por eso se le hincha la rodilla y le duele.

paciente de desgaste de cadera
Desde Durán hasta la Martha de Roldós va Henry constantemente a visitar a su madre, él es no vidente.Christian Vinueza / EXTRA

Alcancía solidaria

Douglas vive frente a la casa de su madre y por atenderla tuvo que reducir su jornada como taxista. Labora de lunes a domingo, de 08:00 a 15:00.

Todos los días guarda dos ‘latas’, para comprarle las pastillas para la hipertensión, que padece hace 36 años, y también adquirir el medicamento para el alzhéimer, que cuesta 50 dólares. Al mes consume dos cajas.

“La situación económica está dura, sube la gasolina y ya no se puede coger a pasajeros en la calle por la delincuencia”.
Douglas Balon, hijo

“Ese fármaco le ayuda a estar un poco consciente. Toma dos pastillas diarias, si le bajamos la dosis, ella se bloquea”.

Su eterno y fiel compañero

Las enfermedades que padece Ivis son irreversibles, pero estas no desalientan el corazón de su esposo, Juan Alay Saltos (77).

Él ha permanecido junto a su amada por 48 años. Reconoce que le duele verla así, pero aunque ella no recuerda los momentos vividos, él lo hace por Ivis.

El alzhéimer le ha permitido olvidar momentos duros, como el fallecimiento de un hijo, la ceguera de otro, incluso el accidente que sufrió su cónyuge. “Hace ocho años, mi papá (de crianza) estaba con una sierra, pero esta se le soltó y fue a dar justo a su pie izquierdo; le cortó un dedo. Desde entonces él cojea, pero aun así se encarga de bañar a mi mamá, le cocina, está pendiente de ella, como mi hermano Henry y yo”, expresa Douglas.

Don Juan asegura que junto a sus hijos serán las 'piernas' que levanten a Ivis y no les importará repetirle mil veces las cosas o soportar que desconozca sus nombres. “La sostendremos hasta el final”, concluye el septuagenario, quien a ratos también se pierde... pero en el amor de su querida Ivis.

paciente de desgaste de cadera
Douglas señala la rodilla derecha, que se le suele hinchar, producto de la artrosis.Christian Vinueza / EXTRA

Silla de ruedas prestadita

Movilizar a doña Ivis para sus chequeos médicos es complicado, dice Douglas, pues ella no cuenta con una silla de ruedas.

Quien les ha ‘salvado la campana’, en varias ocasiones, es un vecino y amigo generoso, a quien le amputaron un pie.

Gracias a Dios, él es muy buena gente. Literal lo ‘bajo de su caballo’ y lo dejo ‘encasado’ hasta que terminemos de usar la silla. Sin su ayuda no la hubiese podido llevar a vacunarla contra el coronavirus. Así la pasamos, hasta conseguir una para mi madrecita”, declara Douglas.

Si deseas contribuir con Ivis proveyéndole una silla de ruedas, medicamento o ayudarle a reunir fondos para su operación, puedes comunicarte al 0981406873.