Exclusivo
Actualidad

Agricultor se 'voló' la cabeza

Víctima habría encendido un pequeño taco de dinamita. El día anterior le expuso al papá que ya no quería vivir

dinamita
En la casa donde residía la víctima no se reportaron daños.Freddy Inga

Una detonación que alteró a habitantes del barrio Isidro Ayora de la parroquia Changaimina del cantón Gonzanamá, en  la provincia de Loja, fue el anuncio de un hecho fatídico.

El ruido que escucharon cerca del mediodía del lunes 10 de agosto de 2020 fue en casa de los hermanos Herrera-Rodríguez. Media hora después oyeron los gritos de desesperación de uno de los habitantes de la casa.

La policía de la localidad llegó al sitio antes indicado y al ver que se trataba de una muerte violenta avisaron a sus compañeros de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida (Dinased) de Loja, para que acudan hasta la casa.

Luego de tres horas de procedimiento, los agentes confirmaron que en un dormitorio del inmueble estaba el cadáver de un hombre con una herida profunda en su cabeza de la cual había salido parte de su masa encefálica.

Aquella grave lesión  habría sido producida por la detonación de un taco pequeño de dinamita.

La víctima no tenía signos de haber sido violentado, según la policía, por lo cual las primeras hipótesis serían que Luis Gustavo Herrera Rodríguez, de 28 años de edad, habría accionado el explosivo para quitarse la vida.

Víctor Arnoldo Herrera Cañar, padre del finado, indicó a los investigadores que el domingo 9 de agosto del 2020 pasó por la casa de sus hijos y vio que Luis tenía dos pequeños tacos de dinamita en su poder.

Según lo datos dados por el padre, en su estado depresivo, su pariente le habría expresado que ya no quería vivir. Entonces, al escucharlo le alcanzó arrebatar uno de los tacos de dinamita.

Posteriormente, al ver calmado a su hijo, el papá se retiró a su domicilio. Al siguiente día se enteró de que su vástago se habría suicidado.

El progenitor comentó a los agentes que su muchacho tenía problemas depresivos desde el fallecimiento de su madre, ocurrido hace tres meses. No era la primera vez que Luis les habría manifestado que se quería quitar la vida.

El fiscal de turno Ángel Guerrero ordenó el levantamiento del cadáver dispuso que sea llevado hasta el Centro Forense de Loja para la autopsia de ley. (FIR)

TE RECOMENDAMOS