Exclusivo
Actualidad

Sin su amiga estuviera ‘tiesa’ al fondo de El Chiche

Cuatro agentes y una mujer salvaron a una señora que intentó arrojarse del puente. Los cinco la sostuvieron cuando se soltó de la baranda metálica.

CHICHE
Los agentes muestran cómo se movieron para sacar a la señora del filo del puente.René Fraga

Lo único que ‘Lucía’ pedía es que a su amiga ‘María’ (nombres protegidos) no la juzgaran tras intentar lanzarse del puente de El Chiche, oriente de Quito. “Las personas no saben todas las cosas buenas que ella ha hecho...”, dijo un día después del suceso.

Lucía se convirtió en una heroína, pues logró que María no se arrojara al río, la tarde del lunes. Al parecer, ella llegó manejando un vehículo, lo estacionó, arrojó la llave y se trepó por la baranda, explicaron los agentes metropolitanos de Tránsito que también ayudaron a la mujer.

Uno de ellos fue Paúl Asimbaya, quien patrullaba el puente junto a su compañero David Chicaiza. “Nos indicaron que una señora quería lanzarse”.

Se percataron que María se sostenía fuertemente del pasamanos metálico. Cerca de ella estaba Lucía, además los agentes Fausto Peña y Dennis Tigre.

“La señora no quería que nos acercáramos y solo deseaba que estuviera su amiga”, contaron. Los uniformados le rogaban que meditara la decisión, pero María estaba reacia y no paraba de llorar.

Lucía, en cambio, se acercaba poco a poco hasta que, en un descuido, sostuvo del brazo derecho a María, que se soltó. Ella quedó en el aire, a un hilo de la muerte. Los agentes corrieron para sujetarla y la subieron. Ambas amigas lloraron abrazadas.

gato

A lo Tarzan, un policía rescató a un travieso minino de un árbol

Leer más

Más tarde llegaron los gendarmes y la trasladaron a una Unidad de Policía, para después llevarla a casa.

“La gente no sabe que hay personas que sienten mucho dolor y rogaría que no hagan  comentarios negativos”, finalizó Lucía sin referirse más al caso de su amiga María.

CHICHE2
La mujer no dejaba de llorar luego de que le salvaran la vida.Cortesía
TE RECOMENDAMOS