Exclusivo
Actualidad

Amor a prueba de covid-19

Esposos fueron internados a finales de marzo en el hospital del Iess de Quevedo. Doctores juntaron a la pareja por el cumpleaños de la señora.

Imagen IMG-20210330-WA0068
Pareja de esposos luchan contra el COVID en hospital del Iess de QuevedoCortesía

Una verdadera historia de amor se vive en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de Quevedo. Unos esposos luchan contra la COVID-19. Ellos son Ringo, de 50 años y Magaly, de 52, quienes fueron internados en la casa de salud el 25 y 26 de marzo pasado, respectivamente.

Pero esta dura batalla, que alejó a la enamorada pareja en la enfermedad, tiene grandes aliados: los médicos. Ellos les dieron un singular regalo a ambos, que estaban en terapia intensiva.

El doctor Carlos Sánchez, médico intensivista y líder de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital del IESS de Quevedo, contó que Ringo y Magaly estaban ingresados en la misma sala, pero no lo sabían.

“Estaba en cuidados intensivos y un paciente me hacía señas con su manos. Me acerqué y, con dificultad para hablar, me preguntaba por su esposa. Le pedí su nombre y constaté que ella estaba a tan solo 10 pasos”, relató el doctor.

El equipo de trabajo del médico decidió dar un apoyo emocional a la pareja y juntó sus camas.

pruebas PCR

Covid-19: a San Antonio de Pichincha llegan pruebas PCR gratuitas

Leer más

“Fue algo muy emotivo, la señora no sabía que íbamos a llevar a su esposo y cuando lo vio, él le dijo: ‘feliz cumpleaños’. Nosotros nos emocionamos más porque no sabíamos que era el cumpleaños de la señora. Las barandas de las camas se bajaron y les dijimos que se tomen de las manos”, comentó el galeno.

El profesional de la salud indicó que este es un método para humanizar la medicina, lo que ayuda emocionalmente a los pacientes, familiares y personal de la salud.

El doctor señala que no es la primera vez que realizan este tipos de acciones y que tampoco es único del hospital donde se realiza este método.

Enfermera covid

Con 'Amor eterno' despedieron a Olguita, una enfermera víctima de COVID-19

Leer más

“Recuerdo que antes de la pandemia teníamos un paciente con síndrome de Down. Era fin de año y lo asomamos a la ventana para que vea los fuegos artificiales. Fue algo de mucha ayuda para el paciente”, recalcó el profesional.

El médico recordó que antes se creía que reírse frente al paciente era una especie de burla, pero ahora se han dado cuenta de que reírse con ellos sirve de mucho.

“Es duro decirlo así, pero los pacientitos no recordarán qué medicamentos se les dio. Sin embargo, siempre llevarán en su memoria cómo se los trató en el hospital. Por otra parte, sabemos que existen pacientes que fallecerán y no nos queda más que hacerlos sentir mejor en sus últimos días”, manifestó Sánchez.

El doctor señaló que saben lo agobiante que es estar internado en UCI, por ello acompañan su trabajo con buenas acciones y también tratamientos psicológicos para los internos, parientes y personal de salud.

El jefe de cuidados intensivos de la mencionada casa de salud manifestó que Ringo y Magaly permanecieron por más de 18 horas juntos, pero el estado de salud de la señora se deterioró, por lo que tuvo que ser llevada a una sala de mayor cuidado. Previo a esto, los médicos realizaron una videollamada a los familiares de la pareja para que le canten el ‘Cumpleaños feliz’ a la señora.

Nos encariñamos con los pacientes, ya que vemos cómo mejoran o decaen. Les damos todo el apoyo para que salgan de la situación en que se encuentran. Les decimos que sí pueden lograrlo y que sus familiares esperan su pronta recuperación”.