Exclusivo
Actualidad

Asesinato en pleno centro de Babahoyo

A Bonice le llovieron las balas en el cuerpo. Madre dijo que banda de Los Patacones tenía amenazado a su hijo

Bonice
Stefanía Jarrín llegó a abrazar el cuerpo de su marido que estaba cubierto con una cortina de baño.TOF

“Moisés levántate”, gritó Stefanía Jarrín en reiteradas ocasiones mientras remecía el cuerpo de su marido, quien fue abatido en las calles Olmedo y Vargas Machuca, del cantón Babahoyo, Los Ríos.

Eran cerca de las 16:00 del martes 15 de diciembre de 2020, cuando los habitantes del sector escucharon los siete disparos que le propinaron a Jorge Moisés Córdova López, de 33 años, cuando caminaba hacia el centro de la ciudad.

Aparentemente nadie vio al agresor, pero se presume que andaba en una bicicleta.

Francisco Elizondo, morador de ese sector, dijo que estaba dormido cuando el ruido de los disparos lo hicieron ‘saltar’ de la cama y salió rápidamente a ver qué ocurría. “Me vine hasta sin camisa porque me desperté asustado, y al llegar aquí ya estaba el joven sin vida”, relató.

El difunto, conocido como alias Bonice, habría estado libando en el popular barrio Tiburón, que está ubicado a unas tres cuadras antes de llegar al bypass. Al momento de retirarse fue sorprendido por su victimario, quien le disparó por la espalda. En total, la víctima recibió 7 impactos de proyectil: tres en la espalda, dos en la cabeza, uno en el corazón y el último en el estómago.

Josefa López, progenitora del decesado, quedó conmovida con la muerte de su hijo y a su llegada se abalanzó al cadáver mientras era consolada por sus deudos. La fémina comentó a la policía que hace varios meses, Bonice tuvo problemas con la banda de Los Patacones y que estos lo habrían amenazado de muerte.

Córdova deja un niño de 5 años procreado en los 8 años de matrimonio que tuvo con Stefanía Jarrín.

Según agentes de la Dinased, el occiso registra detenciones por delitos de tenencia de armas, en el 2009; y por robo, en los años 2014 y 2019.

La pareja vivía en el sector Virgilio Zúñiga y sus restos fueron velados hasta ayer en las calles Flores y Cuarto Callejón de Babahoyo. (TOF)