Exclusivo
Actualidad

La Aviación Civil pide a sus empleados y usuarios aplicar un nuevo "triángulo de vida"

El edificio matriz de la DGAC reanudó la atención presencial al público. Pide no olvidar el uso de mascarillas, lavado de manos y distanciamiento

dac
La actividad aeronáutica vuelve poco a poco a la normalidad y con ella el trabajo de los servidores de la Aviación Civil en el país..Cortesía

Al reanudarel trabajo y la atención al público en su  edificio matriz, en Quito,  la  Dirección General de Aviación Civil (DGAC) del Ecuador hizo un llamado a los servidores y usuarios a "aplicar  el triángulo de vida" para prevenir y evitar la transmisión del COVID-19. Es decir, usar mascarillas en todo momento, lavarse las manos frecuentemente y mantener la distancia física de 2 metros.

La institución reanudó el 11 de agosto de 2020 las actividades laborales presenciales en el edificio matriz. Sin embargo, la áreas de servicio al usuario atenderán previa cita para evitar aglomeraciones y respetando las medidas de bioseguridad  frente al coronavirus, bajo la modalidad de semáforo amarillo dispuesto por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE Nacional).

La Unidad de Salud y Seguridad Ocupacional mediante un estudio técnico ha reforzado las medidas de prevención dentro de esas instalaciones. Se ha delimitado un aforo máximo de 3 personas dentro de ascensores que están debidamente señalizados. El aforo general dentro del edificio se mantiene al 25 %, manteniendo el distanciamiento físico de 2 metros.

"A los funcionarios y público que accede a los servicios dentro del edificio se les recuerda aplicar el Triángulo de Vida para prevenir el contagio" del COVID-19, precisó la DGAC, a través de un comunicado.

El tríángulo de la seguridad

El triágulo de la vida es una teoría que suele ser invocada y a veces aplicada, en casos de emergencias y desastres. Habla de que cuando un edificio colapsa, los objetos en su interior son aplastados por el peso del techo que cae. Sin embargo, alrededor de cada uno de dichos objetos quedan espacios vacíos; estos espacios son denominados "triángulos de la vida", propuestos como el sitio recomendable  para sobrevivir.

Esta frase ahora está siendo invocada también para precautelar la vida y la salud ante el coronavirus, que hasta ahora ha matado más de medio millón de personas en el mundo. Solo que su aplicación tiene que ver con las tres medidas de bioseguridad antes mencionadas.

TE RECOMENDAMOS