Exclusivo
Actualidad

¿Quiénes son las ‘cholitas’ luchadoras de Bolivia?

Mujeres indígenas de Bolivia se enfrentan en combates de lucha libre con sus trajes típicos.

Bolivian wrestler Ana Luisa Yujra (L)
Las luchas de ‘cholitas’ supone un enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre mujeres descendientes del pueblo Aymara y Qechua.AFP

Con prendas tradicionales de los pueblos Aymara y Qechua, las ‘cholitas’ suben al cuadrilátero en un show que se repite cada fin de semana en la ciudad de La Paz y El Alto, en Bolivia; y que desde hace 15 años se ha establecido dentro de la cultura moderna de ese país. Se trata del enfrentamiento de mujeres descendientes del pueblo indígena boliviano en combates de cuerpo a cuerpo, inspirados en la lucha libre mexicana, en los que tienen permitido todo tipo de golpes y acrobacias.

Durante el show, estas mujeres lucen sus mejores atuendos, caracterizados por ser ropa típica multicolor, y conquistan a un público compuesto por familias locales y turistas extranjeros. Una vez que inicia el combate, las luchadoras tienen que conseguir abatir a su adversario, que puede ser hombres o mujeres, hasta que se rindan o queden inmóviles por 6 segundos.

En Bolivia, el término ‘cholita’, se refiere a las mujeres de etnia Aymara que tradicionalmente han sido relegadas a trabajos manuales y populares. La práctica de las cholitas dentro de la lucha ha supuesto un cambio social que enfrenta a los estereotipos y a la posición de ellas como mujeres en la sociedad, a tal punto que esta práctica se ha convertido en un símbolo de su identidad. Por lo general, son mujeres trabajadoras y madres a tiempo completo, pero cada domingo se transforman en luchadoras que explotan toda su potencial dentro del ring.

Este tipo de combate inició con el proyecto de un empresario del boxeo, quien introdujo las peleas femeninas como algo cómico para mantener el interés del público durante los descansos de la lucha libre de hombres. Con los años su popularidad aumentó y las cholitas se convirtieron en heroínas y símbolos de la ciudades de La Paz y El Alto. Hoy, unas 50 mujeres jóvenes entrenan en Bolivia para mantener viva esta práctica.

En el marco de las protestas ocurridas en el territorio boliviano, las luchas de cholitas se tuvieron que suspender durante dos semanas, debido a los bloqueos en distintas ciudades del país, pero ya se encuentran vigentes en busca de recuperar popularidad y protagonismo dentro del entretenimiento y ámbito deportivo boliviano.