Exclusivo
Actualidad

¡El más buscado era un jornalero ‘trucho’!

El sospechoso se fue de Quito y recorrió algunas provincias costeñas para despistar a la policía. Lo capturaron trabajando en Estero de la Plata.

Jornalero - Violador - Pichincha - Los Ríos
El detenido no registra antecedentes penales, según la Función Judicial.Cortesía

El ciudadano que hasta la tarde del martes era el más buscado a nivel nacional por la Policía supo cómo esconderse para evadir a la justicia por casi cuatro años, antes que lo detuvieran en Los Ríos, hace tres días.

Pedro S., sospechoso de violar a su sobrino en 2016, en Quito, huyó de la capital luego de que la víctima le contara a sus padres del caso y ellos lo denunciaran a las autoridades.

El mayor Juan Carlos Valverde, jefe operativo de la Unidad Bloque de Búsqueda, señaló que el detenido vivía en la clandestinidad y trabajaba como jornalero en algunas zonas rurales de esa provincia.

Según el oficial, el presunto violador aprovechaba que este tipo de labor agrícola es informal en algunas zonas y que se trabaja por horas.

30 días buscó la policía en Los Ríos hasta capturarlo.

Al saber que la paga era diaria y que no le pedían identificación para cuidar las fincas, el sospechoso se habría radicado en el recinto Estero de la Plata, del cantón Babahoyo. En ese lugar el hombre dormía y no salía a la ciudad, lo que le permitió pasar ‘tapiñado’ por años.

foto pillo Nueva Esperanza

En persecución 'cayó' ciudadano con ocho detenciones anteriores

Leer más

Sin embargo, su ‘travesía’ desde Quito no fue con destino directo a Los Ríos. Valverde indicó que Saltos habría viajado primero a la provincia de Guayas y luego a la provincia de Manabí, antes de radicarse en la finca donde lo capturaron.

Se presume que Saltos intentó buscar zonas rurales donde le permitieran trabajar por horas y el pago sea diario.

ANTECEDENTE

Saltos está acusado de abusar sexualmente de su sobrino desde los 5 años hasta que cumplió 12 y decidió denunciarlo. El ultraje ocurrió en el Comité del Pueblo, norte de la capital. Los moradores de la zona prefirieron no hablar, mientras otros dijeron que el hombre era solitario y no hablaba con nadie.

TE RECOMENDAMOS