Exclusivo
Actualidad

Caso Lisbeth Baquerizo: Sangre hallada en sus uñas contradice la versión escrita por el presunto femicida

En el documento de 4 páginas, Luis Hermida revela que su esposa fue asesinada por personas que llegaron a su casa para vender suplementos vitamínicos

Kathy Muñoz, madre de Lisbeth observa la foto de la boda de su hija Lisbeth y Luis Hermida.
Kathy Muñoz, madre de Lisbeth, observa la foto de la boda de su hija Lisbeth y Luis Hermida.CHRISTIAN VASCONEZ

La muerte de Lisbeth Tatiana Baquerizo Muñoz parece el guion de una película de suspenso. A casi cinco meses de su asesinato, Alexander Espinales, el defensor de Luis Javier Hermida Núñez, presunto femicida de la guayaquileña, presentó un documento de cuatro páginas escrito en computadora y firmado supuestamente por el sospechoso, en el que relata que el crimen de su esposa lo cometieron tres personas que llegaron a su domicilio para vender suplementos vitamínicos.

Sin embargo, los rastros de sangre encontrados en las uñas de la mano izquierda de Lisbeth, los mismos que fueron cotejados con la sangre de la progenitora de Hermida, contradice a lo que, según Hermida Núñez, habría ocurrido el pasado 21 de diciembre, dentro de la casa donde habitaba junto a su pareja, en la urbanización Puerto Azul, de Guayaquil.

Espinales explica que, en el escrito, presentado el pasado 7 de mayo, a la fiscal Yoli Pinillo, quien investiga el caso, su cliente explica los hechos que habrían ocurrido dentro de la vivienda donde se produjo el fallecimiento de su esposa.

"El documento es extenso, pero en resumen lo que explica es la forma en que se habría producido la muerte de la señorita Baquerizo por parte de una tercera persona, dentro de un delito contra la propiedad que habría tenido lugar en el domicilio. Revela que, bajo amenazas de muerte para él y sus familiares, lo habrían obligado a simular que la muerte de su esposa se trató de un accidente doméstico, por lo que se vio conminado a hacerlo así, ocultando la verdad de lo ocurrido incluso a sus propios familiares", contó Espinales a EXTRA.

El defensor agregó, que según el documento que habría escrito Luis Javier, cuando él llegó a la casa ya encontró a su esposa sin vida y que se vio obligado a recrear el supuesto accidente en la escalera y a engañar a la familia Baquerizo.

Lisbeth Baquerizo Muñoz, de 30 años, fue asesinada el pasado 21 de diciembre.
Lisbeth Baquerizo Muñoz, de 30 años, fue asesinada el pasado 21 de diciembre.Cortesía

"Por la reserva del caso no puedo ahondar en detalles, pero, conforme indica el documento suscrito por el señor Luis Javier Hermida Núñez, él no habría tenido responsabilidad de lo ocurrido y su familia desconocía de los hechos, pues él no les dijo nada por temor a las amenazas recibidas", sostuvo Espinales.

Respecto a la revelación hecha por el defensor de Hermida Núñez, Silvio Enríquez, abogado de la familia Baquerizo Muñoz, manifestó que el 7 de mayo, el día en que concluyó instrucción fiscal, Luis Hermida a través de su abogado presentó las cuatro páginas donde expresa su versión de los hechos, pero solo con su firma.

"El escrito no está notarizado, no está firmado por un abogado o por alguna autoridad, tampoco tiene el reconocimiento de firma. Pero así él haya presentado ese documento con la firma de un notario o de un cónsul no tiene validez, porque el artículo 168 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) indica que la sustentación de los procesos en todas sus etapas se hace de forma oral", explicó Enríquez.

El defensor sostuvo que, según el escrito de Luis Hermida, 15 días antes del hecho conoció a un hombre, quien le ofreció unos suplementos vitamínicos y que quedaron en encontrarse en su domicilio.

"En la carta manifiesta que este hombre llegó a su casa y que luego lo apunta con un arma y le pide dinero, que en ese momento su esposa (Lisbeth) baja y se da cuenta de lo que estaba pasando, entonces este hombre le pide más dinero, que además hizo a pasar a dos o tres personas que andaban con él para que vigile a Lisbeth, que é fue por el dinero y que al bajar halló a su esposa muerta, supuestamente de un fierrazo, pero el informe de la autopsia indica que ella fue asesinada con un objeto contuso cortante, lo que desmiente la versión de este señor, son manotazos de ahogado", afirmó Enríquez.

El defensor de la familia Baquerizo Muñoz contó que el lunes 3 de mayo se incorporó al expediente un informe de genética forense, con fecha 29 de abril, en el cual se establece que la sangre en las uñas de la mano izquierda de Lisbeth, se encontraron máculas de sangre que corresponde a un perfil genético masculino.

"Con ese descrito tratan de desvirtuar y ahora aceptan que Lisbeth fue asesinada, pero que no fue él, sino sus conocidos. Sin embargo, la última semana de abril, Nancy Núñez, la mamá de Luis Hermida y su hermano menor aceptaron entregar muestras de sangre para demostrar que no estuvieron en el lugar de los hechos, esas muestras fueron comparadas con la sangre hallada en la mano izquierda de Lisbeth Baquerizo y se estableció por medio del examen que existen una similitud genética, es decir con cualquiera de los hijos de la señora Núñez, pero el último hijo que tuvo antes de que Lisbeth Baquerizo fuera asesinada es su esposo, el señor Luis Hermida Núñez", aseguró el abogado de los Baquerizo.

Enríquez contó que, de acuerdo a los videos de seguridad, los mismos fueron judicializados y objetos de pericias, Luis Hermida estuvo en el domicilio antes de que fuera asesinada Lisbeth. En las imágenes se observa que llegó a las 14:50 y sale a las 14:51, luego regresa a las 17:11 y se vuelve ir a las 18:34, después regresa a las 19:40, pero no entra en carro, sino a pie y después sale en actitud apresurada.