Exclusivo
Actualidad

Comerciantes están 'felizotes' por ventas fuera de los puntos de vacunación

Los que recorrían la urbe en busca de clientes, ahora se instalan afuera de los puntos de vacunación, que lucen más llenos

Puntos de vacunación
Comerciantes aprovechan la afluencia de personas para vender.Christian Vinueza

Ni la mascarilla ocultaba la sonrisa de María Macas. La vacunación la hace feliz, pero no solo por cuestiones de salud, sino porque ha duplicado su venta de mote instalándose afuera de los puntos de inmunización.

Variante - Coronavirus - Delta

La variante Delta nos aleja de la inmunidad de rebaño, según los médicos

Leer más

Desde que empezó la campaña, ya ni tiene que recorrer la ciudad en busca de clientes. Se ubica en la unidad educativa Fe y Alegría, en la 29 y Oriente, suroeste de Guayaquil, y calma el hambre de quienes esperan ser inoculados.

Macas, de 54 años, es la cabeza de su hogar desde la muerte de su esposo, ocurrida hace ocho años, y con la carreta que arrastra por toda la zona mantiene a sus siete hijos.

La pandemia nos ha golpeado a todos. La vacunación, además de ayudar a que esto se acabe, nos da una manito a los comerciantes para que aprovechamos la afluencia de gente para vender más”, dijo la feliz comerciante.

Era temprano aún y en los exteriores de la escuela Fe y Alegría había una fila que le daba la vuelta a la cuadra. María no era la única vendedora instalada en el exterior. Había de todo: comerciantes de agua de coco, refrescos, productos de higiene, mascarillas...

Lisnairo Granado es un venezolano que llegó al país hace cinco años, y desde hace doce meses vende cocos de forma ambulante. La vacunación ha sido un buen espaldarazo para su negocio. Antes se instalaba fuera del hospital Guayaquil, pero ahora le va mejor por la unidad educativa, sobre todo cuando el sol pega más fuerte.

Con él coincide Eulogio Tigua, quien vende granizados. Compara al proceso de vacunación con los desfiles y otros eventos que ya no se realizan desde que el coronavirus llegó al país. Sus ventas han aumentado un 30 % y está feliz.

Fe y Alegría
Eulogio Tigua añora los desfiles, en los que vendía sus granizados.Christian Vinueza

“Se bajan las ventas cuando no hace sol, pero lo bueno es que ya no me toca andar buscando a quién venderle. Aquí solamente me quedo instalado a esperar. En las últimas semanas he visto que hay mucha más gente que llega a vacunarse”, contó el hombre, de 65 años, quien ya está vacunado con la segunda dosis y siente menos temor de salir a trabajar.

Según el ‘vacunómetro’ del Ministerio de Salud Pública (MSP), hasta el mediodía de ayer habían sido aplicadas 1’255.184 dosis de AstraZeneca, 2’242.750 de Pfizer y 3’392.942 dosis de Sinovac.

El epidemiólogo Mario Paredes, asesor en Salud Pública en la Dirección de Sanidad de la Armada del Ecuador, recomienda a las personas acudir a los centros de vacunación, porque es la única forma de prevenir que los hospitales se llenen de pacientes por complicaciones con la COVID-19.

En puntos de vacunación como el recientemente inaugurado en el centro comercial Mall del Sol, los domingos están vacunando a los rezagados.