Exclusivo
Actualidad

¡Quedó atrapado debajo de unos troncos de madera!

Le dijo a su madre que le faltaba poco para llegar. La fatalidad le sobrevino y terminó debajo de los maderos.

Foto de Sistema Granasa
Momento en que los familiares intentan sacar el cuerpo que estaba debajo de los troncos.Miguel Laje / Extra

El padre lo confirmó embargado por la más absoluta tristeza: “¡Es mi hijo!”. Sebastián Rodríguez alumbraba con la linterna de su celular el cadáver de su hijo, quien estaba debajo de varios troncos de madera, luego de un lamentable accidente.

Julio Eusebio Rodríguez Benítez, de 39 años, estaba aplastado como consecuencia de la pérdida de pista y el volcamiento del camión en el que se movilizaba rumbo a la población de Milagro, en la provincia de Guayas. El lamentable accidente se registró pasadas las 21:00 del jueves.

Avisados los familiares del hombre llegaron al lugar de los hechos al kilómetro 33 de la vía a Yaguachi-Jujan. El padre y otros seres queridos arribaron a la escena de la muerte. Ahí, cerca al recinto El Caimito del cantón Yaguachi, estaba atravesado el camión, de color amarillo, en el que la víctima viajaba con otras dos personas. Todo era dolor entre los suyos.

▶Lee también: “¡No perdonaré lo que le hizo a mi niña!”

Las causas de la tragedia no se conocían a cabalidad. Afirmaban que había perdido pista de un momento a otro. Según el vigilante Gabriel Tapia, uno de los heridos le indicó cuando era llevado a una casa asistencial en Milagro, que momentos antes de producirse el grave percance se escuchó un fuerte estruendo.

Y es que a unos diez metros de distancia del camión, que quedó atravesado en la oscura y angosta carretera, estaban las llantas delanteras que se desprendieron con el impacto. Esto hace suponer que un desperfecto mecánico pudo haber causado el hecho.

Tapia indicó que no se puede adelantar criterios mientras no se realicen las pericias pertinentes por parte de las autoridades competentes.

RESCATE

La noche caía, los minutos pasaban y la vía proseguía obstaculizada. Por el accidente, varios de los conductores que iban con destino a Los Ríos optaban por ayudar a los uniformados en las complejas labores de rescate, pues los troncos de madera, por su tamaño, dificultaban la extracción de la persona que estaba bajo ellos. ¡Pesaban una barbaridad!

La misión de retirar todos los maderos para poder rescatar el cadáver era titánica. El trabajo coordinado que hacían con ayuda de unas cuerdas no era suficiente. Como pudieron, los deudos retiraron por la fuerza los troncos de madera que aplastaban a su ser querido, padre de dos hijos.

Fueron momentos de desesperación para los allegados que hasta no liberarlo no pararon. Cuando retiraron el último tronco que estaba sobre el cuerpo de Rodríguez Benítez, las lágrimas se presentaron inevitables. Abrazos y llanto fueron la constante.

▶Lee también: ¡Periodista fue hallado sin vida en Loja!

Un recuerdo: “Él llamó a la casa diciendo que estaba de regreso. Habló con la mamá, pero ahora está muerto”, lamentó su padre.

Al parecer, el infortunado hombre venía solo en la parte posterior del camión y al volcarse no tuvo oportunidad de salvarse. Sus compañeros Abel Moscoso Plúas y Carlos Cazas Plúas lograron sobrevivir, aunque presentan varias heridas en sus cuerpos.

En medio de curiosos que fotografiaban la desgarradora escena con sus celulares, el cadáver de quien dedicó gran parte de su vida a trabajar en la madera fue llevado a la morgue de Milagro, en donde otro grupo de familiares lo esperaba.