Día de la Madre: Frases que alguna vez nuestras madres nos han dicho

Exclusivo
Actualidad

Día de la Madre: Frases que alguna vez nuestras madres nos han dicho

Como preámbulo de la conmemoración de una de las integrantes más importantes de la familia, EXTRA te recuerda las frases que nuestras mamitas nos dicen para darnos una lección de vida.

día de las madres
EXTRA te recuerda las frases que nuestras mamitas nos dicen para darnos una lección de vida.canva

Bautizadas como las reinas de las casas y hasta las jefas del hogar, cual sea su apodo, las madres son las integrantes más importantes en el núcleo familiar. Aunque todos los días se debería agradecer todo lo que han sacrificado y hecho por cuidar a sus hijos, en Ecuador, cada segundo domingo de mayo se conmemora su día con diversas actividades. EXTRA para consentirlas recopiló sus mejores frases cuando te has ganado una buena retada por malcriado.

"Si lo encuentro, ¿qué te hago?": De aquellas veces en las que no encuentras algún objeto luego de que dejaras patas arriba tu habitación, solo hay alguien que es capaz de hallar lo que perdiste en segundos: tu mamá. ¡Eso sí! No falta la amenaza de que recibirás un ¡zape! por desordenado.

"Tú no te mandas solo": ¡Por pata caliente! Luego de que estuviste de andariego todo el día, tu mamá está esperando a que llegues para darte el sermón de tu vida.

"¿Para qué tienes teléfono si no vas a contestar?": Tu celular es un apéndice de tu cuerpo y tu madre lo sabe, aún así, si tardas en tomar su llamada te esperará la Tercera Guerra Mundial. 

"En la casa hablamos": Mijín, mejor vaya preparándose para un parlamento que durará horas o para que una correa conozca su piel.

"Mientras tú vivas en este techo...":  Ay, sobri. Quieres estar de revolucionario haciendo y deshaciendo con tu vida, pero ahí está tu mami recordándote que hasta que no seas independiente ella seguirá velando al 100% de ti. 

"Si tus amigos se tiran por un barranco, tú también te lanzas": ¿A quién no le ha dicho algo así? Todo por querer hacer lo que tus amigos te piden. 

"¿Qué? ¿No tienes casa?": Lo que más le molesta a las mamitas es que salgas y más aún si no das una señal de que estás con vida.

"Yo que te di la vida, ¿me estás cobrando?": Chuzo, mijín, si creíste que al prestarle dinero a tu mamita, ella te lo pagaría de una, te equivocaste. 

"¡Ay! ¿Qué harán cuando yo me muera?": En pocas palabras, no has aprendido a hacer las cosas por ti mismo y aún necesitas ayuda de tu mamá.

"¡Donde te caigas, encima te doy!": Si te golpeas, prepárate para uno más, el que te dará tu mamá.