Exclusivo
Actualidad

Guayaquil, ‘refugio’ contra la COVID-19

Miembros del COE cantonal temen que el ingreso de pacientes de otras provincias aumente los contagios. Ciudadanía duda de cifras oficiales

Guasmo Sur
Familiares han denunciado falta de información sobre pacientes dentro del hospital.Amelia Andrade

Tenía, en teoría, pocas horas de fallecida. Sin embargo, el cadáver de Sonia Suárez estaba irreconocible. No solo lucía hinchado, sino que tenía la nariz desviada y le faltaba piel en el rostro. Eso a simple vista.

RELACIONADAS
Lo que su hija Ingrid Vera descubrió después, cuando la estaban preparando en casa para la velación, fue peor. Tenía vómito en el cuello y cabello, como si no la hubiesen limpiado antes de salir del hospital del Guasmo Sur de Guayaquil, y múltiples moretones por todo el cuerpo.

Fue el colmo de un sinnúmero de supuestas irregularidades que Ingrid notó desde que su mamá ingresó por sospecha de COVID-19 a esa casa de salud, el 13 de julio de 2020. Sin embargo, 14 días después, le notificaron que su progenitora había fallecido por un choque séptico, que se produce por una infección en todo el cuerpo.

Ingrid lo duda. Igual que no cree en las cifras que las autoridades de Salud divulgan respecto a la pandemia. Está convencida de que su mamá tenía coronavirus, pues en su familia todos enfermaron, incluido su papá Luis Chávez, que falleció el jueves 30 de julio de 2020 en la misma casa de salud.

Y la enfermedad, relata, llegó por un descuido. Su mamá había cumplido el aislamiento a cabalidad. El amor por su mascota, una perrita que tuvo dificultad para parir, la hizo salir de casa para llevarla al veterinario. Fue el 2 de julio cuando se quitó la mascarilla en el taxi de camino al consultorio. A partir de ese momento empezó el drama familiar.

Sonia, que jamás había tenido problemas pulmonares, presentó dificultad para respirar y sus pulmones empezaron a afectarse. Médicos particulares que la atendieron le señalaron a sus parientes que la probabilidad de que fuese coronavirus era alta.

No obstante, ella no consta dentro de las cifras de pacientes confirmados por la enfermedad porque, según Ingrid, no le hicieron pruebas. Al menos, no le comunicaron nada. En el hospital General Guasmo Sur, en los meses de mayo y junio se registraron 72 pacientes ingresados por el virus; 91 entraron por sospecha, pero luego la afección fue descartada.

cifras covid
.En esos mismos meses se dieron 142 muertes por otras causas

Las interrogantes de Ingrid se basan en el trato que supuestamente le dieron a ella, de negarle información clara sobre el estado de salud de su mamá y una explicación sobre su fallecimiento, aparentemente provocado por una bacteria hospitalaria.

Francisco Pérez, coordinador Zonal 8 de Salud (Guayaquil, Samborondón y Durán), explica que este es uno de los dos hospitales centinelas para atender exclusivamente casos de COVID-19. Allí, entre mayo y junio murieron 110 personas por el virus. En el mismo período fallecieron 142 por otro tipo de patologías, entre las más comunes, insuficiencia respiratoria aguda, choque séptico, infarto agudo de miocardio y choque cardiogénico.

Pérez destaca que, durante los días picos de la pandemia, las emergencias de los centros centinela (Guasmo Sur y Monte Sinaí) receptaban entre 250 y 300 pacientes con sospecha de COVID-19 a diario. Actualmente reciben de 8 a 9, precisa.

No obstante, según datos del Registro Civil, solo en Guayaquil se inscribieron 1.484 certificados de defunción en julio pasado. Esta cifra es mayor que las muertes registradas en el mismo período, pero de 2019, en toda la Zona 8, que cerró con 904.

Por eso, Washington Alemán, jefe de la Mesa de Salud del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Guayaquil, ratifica las dudas que tiene Ingrid y demás ciudadanos respecto a las cifras que maneja el Gobierno. Insta a los guayaquileños a “no confiarse” porque el virus aún está presente, aunque aún no se hable de rebrote.

Además de las presuntas inconsistencias en las cifras derivadas, afirma, por la falta de pruebas como en el caso de la mamá de Ingrid, alerta sobre otra variable que puede desembocar en más contagios en la ciudad: están llegando pacientes positivos de otras localidades.

“Eso ha hecho que más del 50% de los hospitales estén llenos de pacientes que vienen de afuera. Cada paciente viene con familiares y hay mucha gente que parecería ser que viene de otras ciudades, tratando de ‘huir’ del virus”, conjetura.

2222
.hay un aumento progresivo de casos.

Esto porque, analiza, las únicas tres provincias que tienen niveles más o menos estables de casos son Santa Elena, Guayas y Galápagos. Esto, a pesar de que Guayaquil lideró hasta finales de julio la lista de cantones con mayor número de contagios.

“Vamos a incentivar desde el COE para que se establezca un mayor control a los pacientes que vienen de fuera de la ciudad. Hay que invitar a la ciudadanía a que no aflojen las medidas de prevención, que no se confíen, ahora más que nunca”, aconseja.

Sobre las cifras oficiales, lamenta que “no sean reales porque no se hacen pruebas suficientes". Alemán añade que están solicitando al Ministerio de Salud Pública (MSP) que entreguen las cifras que maneja el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (INSPI), para hacer la búsqueda de casos en la ciudad.

“Mientras no nos dejen saber en dónde están los pacientes, dónde viven, no sabremos dónde ir a buscarlos. Estamos exigiendo a través del COE que entreguen las cifras para establecer un sistema de vigilancia más estricto”, precisa.

RELACIONADAS

Destaca que la mejor forma de controlar una epidemia es a través de exámenes. Es lo que reclama Ingrid y lo que se pregunta desde el día en que su mamá ingresó a la casa de salud del MSP: ¿Por qué no le hicieron exámenes? ¿Por qué no le hicieron autopsia? ¿Por qué no le pusieron hora de muerte en la hoja estadística de fallecimiento? ¿Por qué el cadáver de su madre tenía un brazalete con la fecha y hora 21/07/2020 4:37:10?

La pariente se quedó esperando una llamada que supuestamente prometieron hacerle desde el hospital, para explicar qué había pasado con su progenitora, pero hasta el cierre de este reportaje no ocurrió.

Está pensando en tomar acciones legales, cuando el dolor por la pérdida de ella y de su padre pase. Billy Navarrete, del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos de Guayaquil, precisa que Ingrid puede acudir a la justicia si tiene evidencias de un tratamiento irregular hacia la familia del paciente y al paciente. Podría denunciar por negligencia.

“Esto es un ejemplo de un escenario que sigue siendo enrarecido. Lo primero que aparece dentro de este panorama irregular es la falta de acceso a la información”, cuestiona.

Revela que a la organización que pertenece siguen llegando quejas de que la situación en los hospitales que atienen casos de COVID-19 “sigue siendo precaria, que hay un sinnúmero de irregularidades, pero a nivel general”.

Apunta a que probablemente se estén emitiendo datos intencionados y calculados con el fin de ‘voltear la página’, con el propósito de volver a una normalidad que en los hechos no existe.

Sancionarán a quienes organicen fiestas

De las 81 camas UCI del sistema de Salud, 76 están ocupadas. Los pacientes positivos ahora alcanzan el 70% de la capacidad en los centros de salud, y ya no son provenientes de la región, sino también a escala nacional.

Ante este escenario, miembros del COE pidieron ayer al coordinador Zonal de Salud, que reserve el 20% de estas camas para las personas que viven en Guayaquil.

En referencia a las cientos de fiestas que se registran en la ciudad, recomendaron endurecer los controles e instaron a Salud a que realice más pruebas PCR.

Desde el jueves regirá una nueva ordenanza para sancionar a los dueños de las viviendas que realicen las fiestas. La multa es de un salario básico por cada amonestación.

La alcaldesa Cynthia Viteri anunció que se mantendrán cerrados los centros educativos. 

TE RECOMENDAMOS