En Naranjal una mujer fue torturada y arrojada a los matorrales

Exclusivo
Actualidad

En Naranjal una mujer fue torturada y arrojada a los matorrales

Hallaron a mujer con signos de tortura, en Balzar. La víctima tenía amarrados pies y manos, así como un cable en el cuello.

chica carretera
Previo al levantamiento del cuerpo, los agentes hicieron una inspección en el sitio donde la encontraron.Daniel Vite

Aterrador. La forma en que encontraron muerta a una mujer hizo poner ‘los pelos de punta’ los habitantes de Balzar, provincia del Guayas.

La víctima, de cabello crespos y tez canela, fue abandonada semidesnuda a unos metros de la carretera en el sector San Antonio.

El hallazgo fue reportado por unos moradores que la mañana de este sábado 25 de septiembre de 2021 se desplazaban por el sitio y alertaron a un patrullero.

Alrededor de las 08:30, agentes de Criminalística llegaron y vieron que la víctima estaba boca arriba, sobre la maleza, junto a unos pajonales, en una especie de zanja cerca de la vía.

Por los primeros datos recogidos por los agentes policiales se anotó que la habían dejado solo con la blusa estampada y sostén; pero su abdomen y extremidades inferiores estaban al descubierto. La prenda interior negra la tenía enrollada en su rodilla izquierda, lo cual hizo presumir que habría sido atacada sexualmente.

El teniente Víctor Martínez, de la Unidad de Muertes Violentas (Dinased) del Guayas, detalló que le habían amarrado los pies, así como sus manos hacia la espalda y tenía un cordón alrededor de su cuello.

En horas de la tarde, allegados acudieron a la morgue de Quevedo e identificaron a la víctima como Yadira Liliana

Tras el aval del fiscal de turno del cantón Balzar, una hora después, el cuerpo de la víctima sin identificar fue trasladado hasta el departamento forense del cantón Quevedo, en la provincia de Los Ríos, para el reconocimiento legal y que los expertos determinen qué le provocó el deceso.

Además, se esperan que lleguen familiares a reconocerla. La víctima tendría entre 27 y 35 años y en la primera inspección le notaron que presentaba una cicatriz similar a la de una cesárea. DV