Exclusivo
Actualidad

¡Relajo en las bahías de Guayaquil por el cierre de bodegas!

Operativos realizados por la Policía y el Municipio provocaron la protesta de comerciantes. Hubo rumores de intento de saqueos en la zona

clausura
Una mujer camina junto a uno de los locales clausurados por el Municipio. El cierre de estos establecimientos es indefinido.Twitter: @alcaldiagye

Miembros de la Dirección de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil, en conjunto con la Policía Nacional, realizaron operativos de clausura de locales en las bahías, ocasionando las protestas de los afectados y temores y rumores de saqueos y otros desórdenes públicos.

La jornada comenzó con la clausura de 100 bodegas, predios que funcionaban como sitios de acopio que abastecían de mercaderías a los comerciantes informales, quienes exhibían los productos en las veredas de la zona, causando peligrosas aglomeraciones en estos tiempos de pandemia.

La multa a cancelar por la clausura de cada local es de 1 a 7 salarios básicos unificados, lo que se traduce en una cifra que podría ir desde los 400 hasta 2.800 dólares.

La medida provocó que los vendedores protesten ante la resolución y algunos de ellos marcharon hasta las instalaciones de la Alcaldía de Guayaquil. Gritos como: “queremos trabajar” se escuchaban en el plantón que realizaron los manifestantes.

Ante estas manifestaciones se corrió el rumor de posibles saqueos a locales comerciales, por lo que algunos de ellos prefirieron cerrar sus puertas y no atender a sus clientes. 

Karina Rivera, quien vive en las calles Aguirre y Escobedo, aseguró que los disturbios se dieron a la altura de la Bahía, y que por su sector no había llegado el relajo. La economista Catherine Valdivieso señaló en cambio que se veía venir una guerra, ante la posibilidad del cierre de locales en esa zona altamente comercial, donde también reina la informalidad. 

RELACIONADAS

"El comercio y la economía de la urbe se ha visto afectada desde marzo por la pandemia y muchos comerciantes no se han podido recuperar del gran impacto que tuvo esto en sus economías familiares. Cerrar los negocios comerciales existentes no solucionará nada, al contrario crea un mercado negro y consigue que se den más problemas, porque ellos (los sancionados) no se van a quedar de brazos cruzados viendo que no les dejan trabajar", expresó Valdivieso.

En redes sociales, usuarios compartieron también su experiencia en este caso.

TE RECOMENDAMOS