Tres días intentando controlar el incendio en el cerro Atacazo

Exclusivo
Actualidad

Tres días intentando controlar el incendio en el cerro Atacazo

Este es el tercer día de incendio forestal que ya ha consumido pajonal y vegetación propia en el cantón Mejía. Los Bomberos continúan trabajando.

Imagen Bomberos Quito
Las Fuerzas Armadas también ha colaborado con brigadas en esta emergencia.Cortesía

Las actividades de combate y extinción de un incendio forestal en el cerro Atacazo, ubicado en el cantón Mejía, al sur de Quito, se reanudaron este lunes 1 de octubre, a partir de las 04:00, con 62 efectivos, 14 vehículos contra incendios y el helicóptero del Cuerpo de Bomberos de la capital.

El sábado se reportaron el inicio de las llamas de lo que, al parecer, es un incedio provocado, que movilizó cinco Brigadas de Respuesta a Incendios Forestales (BRIF), conformadas por 25 efectivos que iniciaron las labores ese día.

La mañana del domingo 30 de septiembre, el helicóptero Argus de Bomberos de Quito realizó un sobrevuelo sobre el sector, determinándose que el mismo continuaba activo y avanza por una topografía irregular y de difícil acceso, consumiendo pajonales y vegetación baja.

10 Brigadas de Respuesta a incendios forestales, conformadas por 45 efectivos de Bomberos Quito, continuaron con las labores de sofocación, apoyados con 50 efectivos de Fuerzas Armadas y 20 miembros del Cuerpo de Bomberos del cantón Mejía, en una zona de pajonales con terreno irregular, fuertes vientos y bajas temperaturas, por lo que las labores de extinción del fuego se realizaron de forma manual sobre la línea de fuego.

De igual manera, el helicóptero de Bomberos Quito realizó el transporte de personal y herramientas hasta el lugar del incendio, situado a 13.500 pies sobre el nivel del mar, así como vuelos de monitoreo aéreo y evaluación de la línea de fuego con cámara termográfica para ubicar puntos calientes y reforzar el trabajo del personal en tierra.

La ley dice:

El Código Integral Penal, en su artículo 246, sanciona con pena privativa de libertad, de uno a tres años, a quien provoque directa o indirectamente incendios forestales.

Además, si el incendio provoca la muerte de una persona, la sanción aumenta de 13 a 16 años de prisión. Por lo que la colaboración de la ciudadanía es fundamental para denunciar a las personas que provocan incendios forestales en la ciudad, a través del número de emergencias 911.