“Si le gustas al coyotero, te viola”, fuerte advertencia a los migrantes ilegales

Exclusivo
Actualidad

“Si le gustas al coyotero, te viola”, fuerte advertencia a los migrantes ilegales

Organización revela difícil situación en frontera con México. En los últimos 12 años, 144 ecuatorianos han desaparecido. Solo este año ya van 13.

Migrantes ilegales
El cruce de migrantes ilegales se realiza evadiendo los controles fronterizos entre México y Estados Unidos, caminando varios días.Cortesía

Se van de ‘vacaciones’ y no regresan. Los que tienen dinero viajan de manera legal, pasan por México en un corto registro de turismo y luego van a la ‘Yoni’ y ahí se quedan.

En este 2021, según datos de la Dirección de Aviación Civil (DAC) del Ecuador, más de 10 mil ecuatorianos que salen de ‘paseíto’ a Estados Unidos y México no han regresado, asegura la organización 1800Migrante.com, que brinda asistencia a los migrantes ecuatorianos en problemas.

¿Pero qué pasa con aquellos que viajan a suelo ‘gringo’ de manera ilegal? Con ellos la situación es diferente. “Es indignante y penoso lo que llega a pasar”, asegura William Murillo, principal de esa organización.

“Llegamos a la escalofriante cifra de 144 migrantes (en los últimos 12 años) desaparecidos en las fronteras. Ya son 13 en lo que va de este año. Esta es una emergencia humanitaria y tiene que ser tratada como tal por las autoridades ecuatorianas y de otros países”, asegura Murillo. A ellos hay que sumar los 54.543 ecuatorianos deportados o expulsados en los últimos nueve meses.

En diálogo telefónico con EXTRA, Murillo advierte a quienes intentan realizar esta travesía el horror al que se enfrentan. Ocurre igual si son hombres, mujeres o niños, todos quedan en manos del coyote. Él es quien manda, él es quien decide, él es quien los puede llevar a cumplir ese ‘sueño americano’ o bien puede dejarlos botados en el desierto o hasta abusar sexualmente de ellos. Así de simple.

¿Qué tan grave es la situación de los migrantes ilegales y su paso por México para llegar a Estados Unidos?
Es una lástima que los ecuatorianos sigan desapareciendo y los gobiernos de la región no brinden soluciones para detener esta éxodo migratorio que estamos viviendo. Nos sorprende el silencio y parálisis oficial, a pesar de los muertos, secuestrados y desaparecidos en la frontera entre México y Estados Unidos.

Pero los ecuatorianos siguen migrando a ese mal llamado ‘sueño americano’, muchos de manera ilegal y pagando un dineral...

Ocurre que muchos ecuatorianos están aprovechando el beneficio migratorio que brinda México, al no solicitar visa para ingresar a este país, y se embarcan en este peligroso viaje. En realidad, esto es una emergencia humanitaria y tiene que ser tratada como tal por las autoridades ecuatorianas y de otros países.

Migrantes zona-tamaulipas-texas-peleada-carteles
El viaje para cruzar hacia la ‘Yoni’, se da en especial desde poblaciones en Texas, como El Paso, Hidalgo, Pecos y otros condados fronterizos.Cortesía

¿A qué se exponen quienes se arriesgan a migrar de forma ilegal?

A morir en el intento. Es obvio que el Estado mexicano no puede brindar la seguridad a sus propios ciudadanos, mucho menos a migrantes y/o extranjeros que están siendo víctimas de crímenes indescriptibles. Hemos advertido al Gobierno mexicano y ellos poco o nada hacen para frenar los secuestros, crímenes, violaciones y asesinatos de migrantes que están de tránsito por ese país.

¿Cómo operan estos coyoteros?

Eso empieza en los países de origen del migrante. En Ecuador, por ejemplo, se puede pagar una cifra de 12.000 a 15.000 dólares o más, dependiendo del coyotero, de cuánto les pueda sacar y de lo que les ofrece. Viajan a México y ya en ese país reúnen a un grupo de 15 a 20 personas para cruzar. El cruce en sí es por el río Bravo o superando una valla.

Un cruce en el que pueden morir.

El cruce en sí es lo más simple, en teoría. El tema es que en el camino hay varios retenes de migración y puede demorar días o hasta semanas el intento por pasar. Eso depende de muchas aristas, desde cuánto pagas, hasta cómo controlan ellos la información de los retenes a evitar.

El camino no es fácil, hay que soportar frío o calor, o sed y cansancio...

Aquí viene lo peor. Te dejan botado si te enfermas; si te portas mal o si no haces caso, te dejan botado; si te cansas, te quedas; si le gustas al coyotero (independientemente de si eres hombres o mujer) te violan...

Solo los 6 primeros meses del año pasado hubo 5.884 migrantes devueltos desde la 'Yoni', frente a los 45.589 en igual período del 2021.

Pero eso es muy grave, es llegar o morir en el intento.

Lastimosamente, la ruta mexicana se ha convertido en un verdadero problema de seguridad nacional para México y no descartamos la acción legal internacional contra este país, por las graves violaciones a los derechos humanos que se cometen.

¿Cuál es la función de la organización 1800Migrante.com? ¿Qué ayuda brindan?

La nuestra es una oficina privada de asesoría legal y servicios. Cobramos por ello a quien puede pagarlo. Pero en el caso de ecuatorianos desparecidos en frontera, les brindamos asistencia gratuita. Y en este andar, hemos encontrado historias realmente dolorosas, muchas de ellas que quedan ahí, nunca encuentran a los suyos.

Jose_Ayol-OFICIAL
José Ayol, desapareció el pasado 24 de junio, cuando intentaba llegar a los Estados Unidos.Cortesía

José Ayol, desaparecido en la frontera México - EE. UU.

José Ayol era de Guamote y se quedó sin trabajo en plena pandemia. Por eso decidió buscar mejores días en Estados Unidos.

Su esposa contó que su ruta fue Guamote-Latacunga-México DF. De allí viajaría hasta Matamoros, Reynosa, desde donde cruzaría la frontera para llegar a Houston (Texas) y luego seguir a Nueva York, donde un amigo lo recibiría.

“Salió el lunes 21 de junio para el cruce fronterizo y se suponía que iba a demorar tres días. El jueves 24 me envió un audio indicándome que estaba perdido y sin agua por dos días. El mismo día, a las seis de la tarde, me envió el último mensaje, solo un texto que decía ‘Mi amor, ora por mí’. Desde allí no se sabe más de él”, relata su esposa.

Agregó que “el coyotero nos dice una cosa y luego otra. Pido ayuda a las autoridades para que me ayuden a encontrarlo”.