Exclusivo
Actualidad

Le repartieron 'plomo'

Víctima trabajaba entregando comida rápida en Portoviejo cuando un sujeto lo interceptó para asesinarlo. Hubo varios allanamientos

repartidor
El fallecido fue trasladado al Centro Forense de Manta para la práctica de la autopsia.Alejandro Giler

La última hamburguesa que le habían pedido no llegó a su destino porque en segundos le pusieron freno a su camino y también a su vida.

Un hecho sangriento y violento causó zozobra, conmoción y temor a los moradores del sitio Los Cerezos, jurisdicción de Portoviejo, capital de la provincia de Manabí.

Eran los últimos minutos del domingo 29 de noviembre de 2020. Cerca del parque del sector, tras escucharse detonaciones, los moradores salieron a ver qué sucedía y se encontraron con una espantosa escena. Sobre la calzada estaba el cuerpo de un hombre que emanaba sangre desde la parte superior de su humanidad. Los lugareños, impávidos y sorprendidos por lo que veían, alertaron a las autoridades policiales.

La Policía Nacional, a través de sus unidades especiales de Criminalística y DINASED, en el sitio levantaron indicios, huellas y vestigios. El cuerpo presentaba una herida en la cabeza, ocasionada por un disparo de arma de fuego.

También en el lugar se halló la motocicleta que la víctima utilizaba para entregar los pedidos de alimentos a domicilio.

Los agentes allanaron varios inmuebles en la zona y en uno de ellos supuestamente encontraron el celular del fallecido, sin embargo, no hubo detenidos.

Según dijeron los deudos, el hombre, a quien identificaron como Jimmy Omar Ruiz Cedeño, de 20 años, desde hace varios meses se dedicaba a repartir comida. La noche que lo atacaron iba a entregar un pedido al sitio, lugar donde precisamente fue sorprendido por sujetos desconocidos que le quitaron la vida.

La hipótesis del hecho sangriento apunta a un posible robo en el que Ruiz opuso resistencia, sin embargo, no se descartan otras posibles causas.

Los uniformados manifestaron que las investigaciones recién empezaban y que dentro de las horas de flagrancia esperaban obtener más elementos para identificar a los responsables.

Según relató un familiar, Ruiz había llamado a su esposa para decirle que iba a entregar el último pedido y de allí retornaría a casa.

El occiso deja una menor de 2 años, el próximo 6 de diciembre iba a cumplir 21 años y no registra antecedentes penales. (AG)