Exclusivo
Actualidad

Luna de miel se ‘vistió’ de tragedia

Choque entre una moto y un bus, en la vía Buena Fe-Santo Domingo, dejó dos muertos y un herido. Fallecidos  tenían apenas un mes de convivir juntos

familia
Los deudos contaron que los fallecidos se movilizaban en una moto y se dirigían a su casa.Daniel Vite

Un tramo de la carretera Buena Fe-Santo Domingo se cubrió de sangre la noche del lunes 13 de octubre de 2020. El violento choque entre una motocicleta y un bus de transporte Putumayo dejó a dos personas fallecidas y a un menor, de 9 años, que lucha por sobrevivir.

En el siniestro perecieron Luis Alberto Sánchez Almeida y Ana Campozano, mientras que Matías Zambrano, hijo de Ana, quedó con su pierna izquierda desmembrada y se encuentra grave en la ciudad de Guayaquil.

Betsy Almeida, madre de Luis, llegó la mañana de hoy a la morgue de Quevedo, donde estaba el cadáver. La desesperada mujer dijo que sentía como si se le arrancara la vida por la pérdida a su hijo.

Entre sollozos relató que, a eso de las 19:30 del lunes, estaba en su vivienda ubicada en el sector conocido como Paraíso La 14 cuando de repente la llamaron y le dieron la fatal noticia de que su vástago había muerto en un accidente.

Describió que “la sangre se le fue al piso” y hasta casi se desmaya de la impresión por la magnitud del hecho.

Regresaban a casa

El accidente de tránsito se suscitó cerca al recinto El Descanso, luego de que Luis fuera a ver a su amada Ana y al hijo de ella. La pareja tenía apenas un mes conviviendo en el recinto Fumisa, del cantón Buena Fe, en la provincia de Los Ríos. Ambos se conocieron hace meses y estaban consolidando su relación, pero el destino les jugó una mala pasada cuando regresaban a casa.

Según el reporte de la Comisión de Tránsito del Ecuador, el bus de la Putumayo iba con dirección Buena Fe-Santo Domingo, mientras que la moto en sentido contrario. Al parecer, el carro realizó una mala maniobra y se llevó de frente a los tres ocupantes del liviano vehículo.

José Luis Moyano, agente de la Unidad de Rescate y Emergencia Médica (UREM), dijo que le tocó vivir una escena desgarradora al ver a la señora y a su hijo aún con signos vitales, por lo que olvidó los protocolos de tener que esperar una ambulancia y llevó a los heridos hasta el hospital de Quevedo.

Moyano sabía que no podía exceder los límites de velocidad de su unidad de trabajo, pero eso no le importó y trató de avanzar lo antes posible para salvarlos, y en el camino solo le rogaba a Dios que no fallezcan.

El rescatista explicó que en el trayecto los afectados iban perdiendo mucha sangre, esto debido a que Ana no tenía una de sus piernas y en igual situación estaba su hijo.

Una vez que llegaron hasta la casa de salud, los médicos le dieron la noticia de que la mujer había perdido la vida por lo que trataron de salvar al menor, quien rápidamente fue estabilizado y llevado hasta la ciudad de Guayaquil por su grave situación.

Pero no solo Moyano pasó angustia y dolor con lo acontecido, sino también Víctor Bravo, quien trabaja en una funeraria y llegó hasta el lugar del siniestro para ayudar a buscar las extremidades.

Huyó, pero luego lo detuvieron

Kerly Almeida, prima del fallecido, manifestó que tras el percance el chofer del vehículo de pasajeros abandonó el lugar. Pero en la parroquia Patricia Pilar fue detenido por agentes policiales.

Detalló que los mismos pasajeros ayudaron para que el conductor no se fugue, por lo que llamaron al ECU 911 para que lo detengan.

Ahora solo esperan que se haga justicia y así estas muertes no queden en la impunidad.

La pareja, hoy en la mañana, se velaba en el Paraíso La 14. (DV)

TE RECOMENDAMOS