Mataron a una guardia de seguridad en Puebloviejo

Exclusivo
Actualidad

Mataron a una guardia de seguridad en Puebloviejo

Salió de su casa hacia un paradero de buses y allí le dieron bala. Crimen fue al estilo sicariato

manjar
Mercedes Quiñónez, al parecer, esperaba a alguien cuando recibió los tiros.TOF

“Ñaña, ya vengo” fue lo único que Mercedes Quiñónez Vera, de 30 años, le dijo a su hermana menor antes de salir de su casa, ubicada en la parroquia San Juan, del cantón Puebloviejo, Los Ríos.

Después de eso salió en su motocicleta hasta la parada de buses, situada en la vía Panamericana, donde fue sorprendida por unos desconocidos que le dispararon por varias ocasiones.

El hecho violento, que ocurrió a las 07:45 del martes 2 de marzo, en el sector San Juan Nuevo, movilizó a una patrulla de la Policía hasta el sitio para trasladar a la víctima a una casa asistencial. Pero al llegar al hospital los médicos confirmaron que la fémina ya no tenía signos vitales.

Los guardias que estuvieron al ingreso del nosocomio se mostraron sorprendidos por el triste desenlace que tuvo su compañera.

Quiñónez, también conocida como Manjar, tenía aproximadamente dos meses laborando como celadora en el hospital Martín Icaza, y la última vez que la vieron fue a las 06:00 del martes, cuando entregó el relevo.

El progenitor de la fallecida, Juan Quiñónez, contó que se enteró de lo ocurrido mientras estaba laborando. Al principio no quiso creer lo que le decían, hasta que sus parientes le confirmaron el hecho.

El deudo añadió que su hija era bastante conocida en la parroquia y desconoce quién pudo terminar así con su existencia. Sin embargo, el padre de Mercedes fue enfático al decir que no pondrá la denuncia, pero tampoco se lo dejará a la justicia divina. “No saben con quién se han metido. Los dejo que sigan matando y cuando vayan por otro, ahí le vamos a caer”, advirtió.

Entre tanto, las hermanas de la difunta mencionaron que quizás Mercedes salió a esperar a la chica con quien mantenía una relación sentimental. Pero nadie sabe con exactitud qué pasó en el paradero, pues tampoco conocen a la enamorada como para consultarle si habían acordado verse.

La policía se trasladó al sector para recolectar mayor información de lo ocurrido. El cadáver presentaba cerca de siete orificios de arma de fuego. (TOF)