“¡Parecía poseído... me quiso matar!”

Exclusivo
Actualidad

“¡Parecía poseído... me quiso matar!”

Pillo apuñaló a una agente metropolitana cuando ella lo capturó, en el sur de Quito. La mujer se recupera de su herida. 

Apuñalada - agente - Quito
La mujer no tiene miedo a los delincuentes. Dice que ama su trabajo.GUSTAVO GUAMAN

Alexandra (nombre protegido) pensó en sus dos hijos y en Dios cuando vio que el presunto delincuente sacó un cuchillo e intentó apuñalarla.

Sucedió la mañana del miércoles, mientras la agente metropolitana de control y otros compañeros brindaban seguridad en la parada de buses Ecovía, Ayllapamba, sur de Quito.

La mujer, de 30 años, narró que a las 07:00 vio salir corriendo a un joven por la avenida Maldonado y lanzó unos papeles dentro de una casa. Detrás de él corría una señora pidiendo auxilio y señalando al fugitivo. “¡Me roban, me roban!”, gritó.

Alexandra saltó el pasamanos de la parada y corrió detrás del sujeto, a quien lo capturó afuera de un estacionamiento.

Una niña de 13 años fue abusada por un sexagenario durante dos años en Caracas

Leer más

La agente recordó que el individuo intentaba zafarse de ella y trató de golpearla. Sus compañeros llegaron con la víctima, quien lo reconoció como el ladrón que le quitó el ‘celu’.

El sujeto lo tenía guardado en su chompa. Cuando Alexandra le retiró el aparato, el sospechoso sacó un puñal y, según su versión, trató de clavárselo en el pecho, pero ella se esquivó. El detenido no se quedó quieto y la atacó nuevamente.

Esta vez la apuñaló en el brazo derecho. “Parecía poseído. Me insultó antes de apuñalarme. Me quiso matar”, dijo la agente.

Luego del ataque, sus compañeros neutralizaron al sujeto y lo llevaron a la Policía.

Apuñalados - Quito - Inseguridad
A la agente le gusta colaborar con las personas más necesitadas.Cortesía

Amor por el uniforme

Alexandra es madre soltera y dijo que escogió ser una agente metropolitana para dar un ejemplo a sus dos hijos. Les inculca a diario que aprendan del servicio y la solidaridad a la ciudadanía.

Cada día les muestra las fotografías de sus labores. Lo que más le satisface a la mujer es ayudar a los niños y ancianos a reencontrarse con sus familiares cuando se pierden en alguna estación de la Ecovía. “Ver su cara de felicidad es incomparable”, afirmó. Por eso, ella pidió a la ciudadanía que no criminalicen su trabajo. Que su función es controlar y garantizar el espacio público.

César Díaz, secretario de Seguridad y Gobernabilidad del Municipio, enfatizó que ayudarán a Alexandra en todo el proceso judicial hasta que el sospechoso sea sentenciado. “No permitiremos que delincuentes camuflados quieran intimidar al personal”, aseguró.

Por lo pronto, Alexandra se recupera de su herida, que recibió tres suturas internas y cinco externas.