Exclusivo
Actualidad

Tres médicos contagiados en Guayaquil alertan que el virus está en incubación

Tres doctores narran sus dolencias al contagiarse de COVID-19, para que la población no olvide que debe mantener los cuidados pertinentes en la ciudad

Este es el panorama que se vive en varias calles de la urbe porteña. No todas las personas utilizan la mascarilla.
Este es el panorama que se vive en varias calles de la urbe porteña. No todas las personas utilizan la mascarilla.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

La vida se les iba en cada suspiro. La aparición inesperada de una enfermedad los desplazó hacia el otro lado de su profesión, esta vez ellos eran los pacientes. Estuvieron ingresados en centros hospitalarios y fueron tratados por sus propios colegas.

Actualmente, una vez recuperados, tres médicos guayaquileños cuentan cómo fue su lucha contra la COVID-19 en la primera línea, su experiencia al haber contraído el virus, el proceso de recuperación y los cuidados que debe recordar la población ahora que existe un ligero repunte de contagios.

“Durante toda la pandemia trabajé normalmente, tomé todas las precauciones y estuve activo, 21 días antes de que aparezcan los primeros síntomas del virus me hice una prueba de COVID-19 porque iba a realizar dos operaciones. Como en todas las pruebas anteriores el resultado fue negativo, pero el 27 de septiembre comencé con los síntomas del virus”, cuenta el cirujano general y ginecólogo, Franklin Vélez Castro, de 57 años, con más de tres décadas de experiencia.

"Mi Covid fue terrible"

Recuerda que los primeras señales de que padecía la enfermedad originada en Wuhan, China, fueron cansancio, dolor de cabeza, fiebre y dificultad para respirar. “Me pude haber contagiado el 24 de septiembre. Cuando acudí a realizarme la prueba me dijeron que era faringitis, pero como seguía con los síntomas, me hice el hisopado y salió positivo”.

Estos vendedores informales tampoco utilizan cubrebocas para protegerse de un contagio.
Estos vendedores informales tampoco utilizan cubrebocas para protegerse de un contagio.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Cada día se ponía peor, por lo que fue necesario internarlo. Estuvo intubado. “Mi Covid fue terrible. Estoy vivo de milagro, por la misericordia de Dios”, manifiesta.

Permaneció 19 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de una casa de salud porteña. El pasado 15 de octubre recibió el alta, pero el virus le ha dejado secuelas. “Todavía tengo dificultad para respirar, avanzo dos cuadras y me siento como si hubiera corrido dos kilómetros”, indica el galeno.

El especialista, que labora en el Hospital Universitario, hace énfasis en que hay transmisión comunitaria y que las personas no saben dónde se pueden contagiar. “Como médico tomé todas las precauciones, pero el virus puede estar en los pasamanos, en las puertas o en cualquier lugar. Existe mayor exposición y las personas creen que ya no es necesario el uso de la mascarilla y el lavado de las manos”, sostiene.

El doctor Franklin  Vélez se infectó en septiembre pasado y permaneció 19 días internado.
El doctor Franklin Vélez se infectó en septiembre pasado y permaneció 19 días internado.CORTESÍA.

Los feriados de julio, octubre y noviembre generaron un alza de infectados explica un especialista. En Guayaquil, los sectores con mayor cantidad de contagiados están en el norte porteño, como Sauces, Samanes y Guayacanes.

No es un juego

Seis meses antes de que el virus afectara a Vélez, los doctores Jean Carlos Castro Soledispa y César Eduardo Guarquila Torres también engrosaron la lista de personas que padecieron la enfermedad.

“Me contagié en la época en que en nuestro país se conocía muy poco del SARS-CoV2. Eran los primeros días de marzo y al principio la enfermedad se confundía con una faringitis, sentía dolor de cabeza, en la garganta, las articulaciones, malestar al cuerpo, pensé que era una enfermedad viral pasajera”, relata Castro (31).

Un grupo de personas en los exteriores de la Terminal Terrestre de Guayaquil.
Un grupo de personas en los exteriores de la Terminal Terrestre de Guayaquil. PERIODISTA : BLANCA MONCADA FECHA : 26/10/2020 Agencia (ag-extra)Freddy Rodriguez

Quince días después de padecer los síntomas al fin pudo hacerse la prueba. “Confirmé lo que tanto temía... estaba contagiado del virus, pero ahora mi preocupación era mayor, porque como médico sabía que los hospitales estaban colapsados y en casa podía infectar a mi familia. En ese entonces mi hijo tenía tres meses de nacido y mi madre es una adulta mayor. Ambos de riesgo”, señala el doctor.

Castro convirtió su dormitorio en una sala de aislamiento, “parecía un búnker”, recuerda sonriente. Su esposa, quien también es médico, era la encargada de darle las medicinas, pero para eso se equipaba con un traje especial.

En promedio los días de incubación del virus en el cuerpo humano, antes de producir síntomas, son de 2 a 6 días y en general puede durar hasta 14 días. Es decir, estamos viviendo
el tiempo de incubación
de la enfermedad”.
David Goosdenovich, doctor

En mayo pasado, restablecido de la enfermedad, volvió a trabajar. Aclara que las medidas de bioseguridad son las mismas, pero que ahora el temor a infectarse de nuevo está presente.

Fallecidos: Hasta el 13 de noviembre
8.674 personas fallecieron por COVID-19. En Pichincha se registró la mayor cantidad de muertos, 1.858, le sigue Guayas con 1.751 y Manabí con 1.141.

“El virus no se ha ido, en cada guardia atiendo a personas infectadas con COVID-19. Lastimosamente la gente ha dejado de usar la mascarilla y de lavarse las manos con frecuencia. Organizan fiestas y no evitan las aglomeraciones. Ya no hacen caso a las medidas de bioseguridad”, menciona el profesional médico.

Guarquila (42) coincide con sus colegas. “Las personas se han olvidado del riesgo que acarrea la enfermedad. No es un juego, la padecí y estuve hospitalizado un mes, permanecí una semana en terapia intensiva”, menciona con frustración al ver cómo en el Puerto Principal aumentan los contagios (16.042).

Recuerda que los síntomas los padeció la primera semana de marzo, antes de que comenzara la cuarentena. “Pensé que era una faringitis, en nuestro país se desconocía que había un alto número de infectados. Como médico siempre tomamos las medidas de bioseguridad”, indica el galeno que labora en el Ministerio de Salud Pública.

Por ciudades: Quito tiene el mayor número de contagiados, 59.403, le sigue Guayaquil con 16.042 y Cuenca con 8.781.

‘Coquetean’ con el rojo

David Goosdenovich Campoverde, médico clínico, geriatra y experto en biología molecular y citogenética, advierte que en los próximos días viviremos un repunte del virus debido a la excesiva confianza respecto a las medidas de bioseguridad para prevenir el contagio.

“Nos olvidamos de las tres cosas básicas: mascarillas, distanciamiento y lavado de manos, y eso se dio principalmente por la falta de autocontrol que hubo en los feriados de junio y de octubre. Aún no sabemos qué va a producir el feriado de noviembre”, señala.

El especialista indica que las personas que viajaron en los feriados llevaron el virus a otros sitios y es por esta razón que se ha producido un repunte de la enfermedad. “Es probable que muchas ciudades vuelvan al semáforo en rojo. En Guayaquil las unidades de terapia intensiva están saturadas. En la zona de Sauces y en el sur como el Guasmo y la Floresta hay una excesiva cantidad de nuevos casos”, señala.

En un comunicado difundido la semana pasada por el Municipio porteño identifica a seis sectores de mayor incidencia de contagios: Sauces, Samanes, Guayacanes, Los Ceibos-El Paraíso, Urdesa-Miraflores y Kennedy.

jeringa-mano-frasco-medicamento-preparan-inyeccion-quirofano_67340-122

¡95 % de efectividad! La vacuna de Moderna da nuevas esperanzas al mundo

Leer más

Según un reporte del Ministerio de Salud Pública (MSP), las provincias con mayor índice de contagiados de coronavirus desde el 29 de febrero hasta el 16 de noviembre son Pichincha 64. 529, seguida de Guayas con 23.249, Manabí 11.876 y Azuay con 11.107.

TE RECOMENDAMOS