Metropolitanos y ambulantes: ¡Como perros y gatos!

Exclusivo
Actualidad

Metropolitanos y ambulantes: ¡Como perros y gatos!

Tras un desalojo, hubo un enfrentamiento que dejó una comerciante detenida y un agente con cuatro días de descanso médico.

ALTERCADO ENTRE POLICÍAS METROPOLITANOS Y CIVILES A CAUSA DEL INTENTO DE DECOMISAR LA MERCADERÍA DE UN COMERCIANTE AMBULANTE
Los metropolitanos realizan constantes operativos en el centro de la ciudadReferencial / Archivo

El video se viralizó en redes sociales. Un enfrentamiento entre comerciantes informales y agentes metropolitanos generó reacciones a favor y en contra de las medidas tomadas para desalojar a los vendedores ambulantes en el centro de Guayaquil.

WhatsApp Image 2021-08-04 at 11.25.22 AM

42 agentes metropolitanos son separados de la institución por 'coimeros'

Leer más

En la grabación se ve cómo varias mujeres se les van encima a los uniformados que, con uso de la fuerza y gas, tratan de zafarse de sus golpes, y una de ellas cae al piso. De acuerdo con una comunicación del Municipio de Guayaquil, el enfrentamiento ocurrió al mediodía del pasado sábado, en la calle Lorenzo de Garaycoa, entre Clemente Ballén y Aguirre.

Como resultado, una de las comerciantes fue detenida porque supuestamente agredió físicamente a un policía metropolitano y causó daños en su motocicleta. Detallaron que presuntamente usaron un cuchillo y un palo para dañar la baliza, sirena, retrovisor, portaplaca, timón, pistas, guía y guardafango de la moto.

“El incidente comenzó cuando un miembro del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano de Guayaquil (Cuacme) les solicitó a los comerciantes informales que se retiren de la vía pública. Y ellos respondieron lanzando víveres y frutas que expendían y las canastas y cajones donde los almacenan”, reza el comunicado.

El agente Michael Almea, según voceros del Cabildo, fue agredido por vendedoras ambulantes, que lo arañaron, mordieron y golpearon en la rodilla con una piedra. Aparte le dañaron el casco.

Sin embargo, para el urbanista Luis Alfonso Saltos, el problema es de fondo. “La lucha eterna ante la informalidad. Trabajar para formalizar lo informal siempre ha sido el reto de los municipios, pero eso requiere decisión política y reconocer el problema desde su raíz”, publicó.

Son contantes las quejas de los vendedores informales, respecto al trato que reciben de parte de estos agentes. Además de que denuncian que presuntamente les piden coimas para no desalojarlos.

Otros usuarios en redes sociales, como Luis Lazo, lamentaron que se llegue a este tipo de acciones e invitaron a las autoridades y agentes a ponerse en el lugar de estas personas que, a falta de oportunidades laborales formales, buscan llevar el pan a sus casas.

“Es bonito hablar desde la comodidad, pero para mucha de esa gente, es la única manera de subsistir, y no buscar ese sustento robando. Nos quejamos de que la delincuencia ha aumentado, pero no queremos que la gente se gane la vida honradamente”, opinó Lazo.