Exclusivo
Actualidad

“Mi abuelito ya debía dejarnos”

Julio César Mora y Waldramina Quinteros eran la pareja más longeva del mundo. Él falleció la noche del jueves en un hospicio de Quito. 

Fallecido
El velorio se realizó en el camposanto Monteolivo, en el nororiente de la capital.Angelo Chamba

“Tenía mucha depresión porque no estaba rodeado de su familia como antes...”, lamentaba Cecilia Mora sobre su padre Julio César Mora, quien falleció la noche del jueves, en Quito.

El hombre, de 110 años, y su esposa Waldramina Quinteros, de 104, se convirtieron en la pareja de casados más longeva del planeta y entraron a los Récords Guinness. El galardón fue entregado en agosto pasado gracias a una iniciativa encabezada por sus hijos.

Parejas
Él y su mujer ingresaron a los Récords Guinness por ser la pareja casada y viva más longeva.Archivo

Sin embargo, detrás de ese título internacional se escondía la tristeza del adulto mayor. Cecilia dijo ayer que su papá se iba desmejorando por la ausencia de sus seres queridos. Las visitas no eran frecuentes debido a la pandemia. Solo querían protegerlo. Pero él no comprendía. “Y eso fue minando su existencia”, añadió.

Cortó comunicación con sus allegados. Dejó de hablar incluso con su pareja, Waldramina, con quien se escribía cartas en su juventud, pese a la prohibición de las familias de los dos. Eso no impidió que se casaran a escondidas en 1934, en la iglesia El Belén, centro de Quito.

Pero ese amor inseparable fue vencido por la depresión de Mora hace ocho días. Todo empezó a complicarse por lo que fue llevado a un hospicio en el norte de la capital para que lo cuidaran.

Su salud se deterioró tan rápido que la noche del jueves, mientras dormía, el hombre perdió la vida. Fue a las 22:50 cuando la noticia llegó a sus parientes.

5 hijos, 11 nietos,
21 bisnietos y 9 tataranietos es la descendencia de la pareja.

Un abuelo amoroso

Tras la muerte, los hijos de este antiguo profesor universitario llevaron sus restos al camposanto Monteolivo, nororiente de la ciudad. Allá fue velado en una de las salas, en donde lo despidieron a las 13:00 de este viernes.

“Era un abuelo bastante amoroso y nos acompañaba a todos lados. Tenía la costumbre de cantarnos mientras nos cargaba en sus piernas”, contó Milagros Mora. Ella no solo recordaba su honradez y pulcritud, sino también las cosas que le encantaban antes del deterioro en su salud.

Los dos adultos mayores sumaban 214 años de edad. Este 2020 también celebraban las cerca de ocho décadas de estar juntos.

Comía de todo, en especial los postres, así como la máchica. Le gustaba dar largos paseos desde su casa, en la avenida Colón, hasta cerca del parque El Ejido, por la Casa de la Cultura. Aunque los años empezaron a pesarle y permanecía más tiempo en casa con Waldramina, quien fue profesora también como su marido.

“Ella (la pareja de Julio César) sabe que mi abuelito ya debía dejarnos”, relató Milagros, algo resignada. El único consuelo de la familia es que saben que su ser querido partió en paz, a pesar de su fuerte depresión. 

TE RECOMENDAMOS