Miedo al COVID-19 lo empujó al sepulcro

Exclusivo
Actualidad

Miedo al COVID-19 lo empujó al sepulcro

En El Guabo, hombre fue hallado colgado en su dormitorio. Creía que tenía el virus y temía contagiar a su familia

casa
En esta humilde vivienda fue encontrado ahorcado Carlos Rodas.Fabricio Cruz

Cabizbajo y deprimido, así se encontraba en los últimos días Carlos Efraín Rodas Arízaga, quien tenía resfriado y le faltaba la respiración. Ante estos síntomas, el hombre creyó que tenía COVID-19, por lo que decidió acabar con su vida ahorcándose en el cuarto de su casa.

El presunto suicidio ocurrió el lunes 1 de febrero, en la cooperativa 10 de Agosto, ubicada en el sector de las Cascadas de Manuel, en el cantón El Guabo, provincia de El Oro.

Ese día, Carlos se levantó y como se sentía mal le dijo a su hermano, con quien residía, que no iría a trabajar en la agricultura.

El familiar se fue solo a sus labores, pero antes de eso le pidió que acuda a un centro de salud para que le den algún medicamento.

Según indica un informe policial, cuando el hermano de Carlos retornó a la vivienda encontró a su ser querido colgado en el cuarto. Lo único que se le ocurrió en ese momento fue avisar a sus vecinos, quienes llamaron al ECU 911 para que envíen una ambulancia y personal de la Policía.

“Él me decía que tenía todos los síntomas del coronavirus y estaba asustado, se encerraba en su cuarto y evitaba salir, lo último que me dijo es que no iba a trabajar porque quería hacerse una prueba, y tampoco quería que se le acerquen. Había escuchado que los que mueren por COVID-19 les falta el aire y tienen una muerte bien fea”, contó el deudo a los agentes de la Policía que llegaron al sitio.

De acuerdo a las indagaciones, el ciudadano habría agarrado una cuerda y un extremo lo ató a su cuello, mientras que el otro a un tubo oxidado. Luego se lanzó hasta quedar suspendido.

El cuerpo de Rodas quedó colgado por varias horas en la humilde vivienda, pues los agentes de la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased) y el personal del Centro Forense no podían manipular el cadáver hasta que llegue un equipo especializado del Ministerio de Salud.

Al final, personal de Epidemiología tomó las pruebas para saber si el occiso tenía o no COVID-19 y proceder según el caso.