Un millón de galletas caducadas en bodega de Riobamba

Exclusivo
Actualidad

Un millón de galletas caducadas en bodega de Riobamba

El lote pertenecería a programa escolar. Tenían hasta excremento de aves.

En dos galpones del Parque Industrial de Riobamba se hallaron los alimentos caducados.
En dos galpones del Parque Industrial de Riobamba se hallaron los alimentos caducados.Patricia Oleas

Veinticinco mil cajas de alimentos vencidos se encontraron en dos galpones del Parque Industrial de Riobamba. La comida se hallaba carcomida por roedores y cubierta con excremento de palomas. El operativo se realizó ayer.

Serían aproximadamente un millón de galletas y más de 400.000 fundas de un kilo de polvo para la preparación de coladas que tienen el sello del Ministerio de Educación, por lo que se presume que estos alimentos estaban destinados al programa de alimentación escolar.

Según Cristian Tamayo, coordinador de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) de Chimborazo, procedieron de acuerdo con la orden judicial y los productos serán incinerados porque, al no ser aptos para el consumo, no pueden ser vendidos ni donados.

COOP. SANTIAGUITO ROLD (7355396)

En Guayaquil 'enfundaron' a un recién nacido

Leer más

“Tienen fecha de producción en 2016 y de vencimiento en 2017. Vamos a realizar los informes correspondientes a la Fiscalía y Contraloría, para que sigan la investigación y se determine si hubo o no perjuicio al Estado”, mencionó Tamayo.

El funcionario indicó además que el sitio no es óptimo para almacenaje de alimentos. “Tiene contacto directo con el sol, además no es apropiado ni seguro, los animales pueden ingresar fácilmente; por eso la presencia de palomas y roedores”.

Por su parte, Cristóbal Bosmediano, propietario de las bodegas, informó que estos galpones fueron arrendados a una persona que presentó la documentación como gerente de una empresa, pero desde 2017 no ha dado la cara.

“Estaba preocupado, nadie se hacía cargo, dejaron estas cajas y venían de vez en cuando, pero después nada. Debimos recurrir incluso a un juez para que dentro de la ley nos pueda ayudar a retomar posesión de nuestras bodegas”, aclaró.

“Cómo puede ser posible, tanta gente pobre en las calles y que se desperdicie (comida) así. Esto no tiene nombre”, opinó Fabiola Calles, ciudadana que observaba el operativo.