Exclusivo
Actualidad

Mujer fue quemada con ácido en Quevedo

La mujer agredida se encuentra recuperándose en Guayaquil. La barriada piensa hacer bingo solidario.

Imagen Mujer quemada
La mujer agredida se encuentra recuperándose en Guayaquil. La barriada piensa hacer bingo solidario.Daniel Vite / Cortesía

En el sector Gustavo Campi, cerca de la Laguna de Oxidación en la ciudad de Quevedo, casi todos los habitantes comentan sobre la agresión de Teresa Ramos Véliz, quien la mañana de este lunes fue ‘bañada’ con ácido, el mismo que le cayó en la cara y en parte de su cuerpo.

El atentado ocurrió luego de que la mujer de 42 años regresara de dejar a su nieta de la escuela, lugar donde ya la habría venido siguiendo el agresor, quien, por versiones de otras madres de familia, estaría disfrazado con ropa de mujer.

La víctima quien se está recuperando en una casa asistencial en la ciudad de Guayaquil, se encuentra estable, pero con su rostro quemado y a duras penas ha podido mencionar algunas palabras, en la cual ha indicado a sus familiares que no reconoció al agresor pero que sospecharía de quien se tratara.

Le roció ácido

Cerca de una tienda donde ocurrió el atentado, los moradores, quienes prefirieron omitir sus nombres, explicaron que escucharon gritos desgarradores y que una mujer pedía auxilio.

Al salir se encontraron con un panorama aterrador, “el aire estaba lleno de humo, no se podía respirar del asfalto salía como una neblina, y más adelante la mujer se revolcaba con el ardor, nadie sabía que pasaba”, relató una de las vecinas. Quien la vio cómo se sacó la blusa por el ardor que sentía.

Cerca del sitio, en unas viviendas se encuentran cámaras de video, en la cual, se pudo observar como una persona la cual no se puede identificar si es hombre o mujer sale huyendo en una bicicleta a toda carrera y aparentemente se aprecia que está disfrazado con una peluca y guantes.

Mientras tanto, otras madres de familia que viven cerca de la afectada, indicaron que efectivamente al llegar a la escuela, estaba el tipo, y que vestía una ropa muy rara, “tenía como una licra, gafas, y peluca, nos sorprendimos tanto que dijimos ‘mira ese homosexual, que feo’,” sin imaginarse que este sería el mismo tipo que le roció el ácido.

Sorpresa

La afectada, es madre de cuatro hijas, se dedica a las labores del hogar y al cuidado de dos nietas, una de ellas la tiene que dejar a la escuelita diariamente ya que está a su cuidado.

Su hija mayor de 22 años, Génesis Samaniego Ramos, quien es la mamá de la menor a quien llevaba a la escuela, indicó que se dedica a trabajar, en otro lado y que el día de la agresión estaba en Latacunga y como a las 15:00 se enteró por lo que armó maletas y regresó hasta Quevedo para ver qué era lo que pasaba.

Génesis relató que hace un tiempo su madre se había separado de su conviviente, quien es el padre de sus otras tres hermanas y quien la crió desde muy pequeña. Sin embargo, ella descarta que él sea culpable de cualquier tipo de agresión ya que ha estado pendiente de sus hijas.

“Mi papá es una persona muy buena, a pesar de que no es mi padre biológico yo lo quiero como si fuera, es verdad que se habían separado, pero ahora llevaban una buena relación”, explicó la hija de la afectada.

Génesis, dijo sentir un remordimiento muy grande ya que el domingo que se fue a trabajar tuvo una pequeña discusión con su mamá por diferencias que suelen tener, por lo que nunca se imaginó que el lunes le pasaría la tragedia.

Sobre quién sería el presunto causante, cree tener sospechas de quien sería por lo que pidió a las autoridades que se hagan cargo del caso y así no se quede en la impunidad ya que hay videos que pueden ayudar a esclarecer el tema.

Con gran nostalgia indicó que cada año hacen un plan diferente para pasar las festividades de Navidad y Fin de Año en un lugar distinto ya que ellos tienen familia en Manabí, y este año estaban tratando de pasar juntos en familia, pero ahora ya no será como antes ya que solo esperan que se dé una pronta recuperación.

El esposo de la afectada, Darwin Párraga, se encuentra acompañándola y mediante llamada telefónica, explicó que los médicos todavía no la han intervenido, y hasta el momento solo la tienen vendada en la unidad de quemados.

Espera que se recupere de las quemadas que tiene en su rostro y en parte de su cuerpo y que no se le vaya a complicar en uno de los ojos ya que eso le complicaría en la visión.

Recuadro

Este jueves en el barrio Gustavo Campi, los vecinos de Teresa se alistan para poder ejecutar un bingo en solidaridad a la afectada y así poder recaudar fondos que le ayuden en su dolencia.

Su hija Génesis confía en que todo saldrá bien y espera que las personas se unan para esta causa ya que necesitarán medicamentos que la ayuden a recuperarse.