Naturaleza ecuatoriana en peligro: este es el mapa que necesita protección
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

Naturaleza ecuatoriana en peligro: este es el mapa que necesita protección

¿Medio ambiente enfermo? Pues la fundación WWF Ecuador demuestra con este mapa qué especies y ecosistemas deben preocuparnos.

Aunque Ecuador cuenta con su Código Orgánico del Ambiente desde 2017 y también con derechos de la Naturaleza asegurados en la Constitución de 2008, los riesgos para el medio ambiente no terminan. Hay ecosistemas y especies que merecen atención urgente.

Así lo demostró el Fondo Mundial para la Naturaleza Ecuador (WWF, por sus siglas en inglés) en un mapa del país, donde según las divisiones geográficas se identificó la parte ambiental que debe preocuparnos.

Por ejemplo, de acuerdo con la región hay necesidades de protección que se tiene. El caso del jaguar es uno de los más extremos, ya que a pesar de ser el tercer felino más grande del mundo, el 50 % de su hábitat natural se ha perdido. En El Salvador y Uruguay ya se extinguió, mientras que en Ecuador hay dos subespecies en peligro de desaparecer.

Aquí un resumen de los lugares que merecen de mayor cuidado en el país.

Amazonía:

Bosque húmedo tropical.

Delfines de río.

Ecosistemas acuáticos.

Jaguar.

Sierra:

Oso de anteojos.

Tapir andino.

Bosque montano.

Páramo.

Costa:

Busque húmedo del Chocó.

Mono araña.

Guacamayo verde.

Galápagos:

Atunes tropicales.

Socio-Ecosistema Galápagos.

Tortuga gigante.

Manglar.

Mantarrayas.

Tiburón martillo.

Sin embargo, en el mapa no todas son malas noticias. En el mismo sitio se ha incluido otra iniciativa de WWF, donde se rescatan las historias de conservación a lo largo del río Pastaza. Las comunidades y su interacción sostenible con su entorno, serían aquí la clave.

Aun así lo que pasa en esa cuenca amazónica no es la regla, entonces cabe la pregunta: ¿Cómo llegamos a tener tanta naturaleza en riesgo? Pues hay algunos factores que se exponen en el Informe Planeta Vivo 2018 que explican lo siguiente:

“El 75 % de todas las especies de plantas, anfibios, reptiles, aves y mamíferos que se extinguieron desde el año 1500 sufrieron daños causados por la sobreexplotación o la agricultura, o por ambas”.

Luego de esas causas está también la introducción de nuevas especies. En todo caso, el llamado se ha hecho para que la biodiversidad no termine en libros que relaten lo que hubo en el país. El llamado es a conservar y mantener lo que resta.