Exclusivo
Actualidad

¿Odias la Navidad? No eres el único

Si eres alérgico al alumbrado navideño, no soportas el pavo o los adornos de Papá Noel, y rechazas de plano las compras a golpe de villancico, no le des más vueltas: odias la Navidad. Pero si te consuela saberlo no estás solo y tu tribu parece que va e

Imagen pexels-photo-704219
Referencial. El consumismo se ha impuesto en estas festividades.Pexels

Hay pocas festividades del calendario que provoquen reacciones tan extremas como la Navidad, los hay que las adoran mucho, muchísimo, y están deseosos de que lleguen, y los hay que no quieren ni oír mentarlas y las odian con toda su alma.

Los sentimientos frente a las navidades están muy ligados a la situación familiar, personal o social, afirma el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASSEP), José Antonio López Rodríguez, citado por Efe Salud.

Las navidades, refiere, tienen siempre un punto melancólico, se recuerda a quienes se han ido, producen tristeza y si no hay niños pequeños en la familia, que son los que aportan ilusión, puedes no sentirte a gusto. A ello se suma el consumismo desbordado que se ha impuesto en estas fechas y que borra la esencia original de todo lo que toca.

En su consulta son “muchos” los que le comentan que les gustaría desparecer durante estos días. No tienen un estímulo familiar, ven que todo es consumismo y de alguna manera eso de ser buenos y felices por decreto ley les provoca rechazo.

Según este especialista, hay una tendencia al alza de gente a la que no le gusta la Navidad tal y como está planteada hoy en día. En este sentido, López Rodríguez entiende que lo ideal sería darle una vuelta, darle otro sentido, tanto si eres religioso como si no, volver a los orígenes.

“Pero soy pesimista porque el avance del consumismo es tan brutal que se lo está cargando todo: navidades, semana santa, entierros, todo....”

Es, en definitiva, una festividad que “levanta y revuelve muchas cosas, y, en general, para los pacientes que trato son fechas melancólicas y sin que produzcan depresión, sí ocasionan mayor melancolía y desde hace quince, veinte días es una tema recurrente en la consulta”.

También, apunta, puede haber casos de personas que sienten la pérdida de su infancia y juventud y en estos casos aflora la añoranza, o se pueden presentar casos de problemas o rencillas familiares. Hermanos, cuñados, tíos o primos con los que te cuesta compartir mantel.