Exclusivo
Actualidad

'Spiderman' no tiene ni para la telaraña por las nuevas medidas del COE

Comerciantes informales piden a las autoridades que la restricción sea desde las 21:00, ya que la crisis económica los tiene afectados

nuevas restricciones (33160337)
Artista callejero aseguró que ellos son los más afectados por las nuevas medidas del COE cantonal de GuayaquilChristian Vinueza

Diego Chávez no fue el ‘superhéroe’ de su hogar. Sus ‘superpoderes’ fueron anulados por las nuevas medidas de restricción para frenar los contagios de COVID-19 en Guayaquil.

Disfrazado de Spiderman negro, Diego se marchó a su casa solamente con 50 centavos, por posar para una fotografía en el centro porteño. Pero antes se sentó en la esquina de la calle Boyacá y la avenida 9 de Octubre para observar cómo los comerciantes cerraban sus negocios y los ciudadanos dejaban vacía esta zona comercial pasadas las 16:00 del miércoles, mientras aceleraban el paso para ‘encerrarse’ en sus viviendas.

Todas las tardes, Spiderman negro deleita a los transeúntes con sus gestos y maromas para ganarse unas monedas y llevar la ‘papa’ a su familia. Pero él no sabía que la actividad laboral ‘moriría’ antes. “Llegué a las cuatro de la tarde, como siempre, pero me llevo la sorpresa de que ya no había muchas personas. Me tendré que ir a mi casa”, comentó triste a las 16:50.

Al igual que el Spiderman negro, Luisana Dávila, vendedora de canguil, tuvo que retirarse a su casa a las 17:00. Ella corrió con un poco más de suerte. “Todos los días vendo ochenta bolsitas de canguil, ahora solo vendí 60”. En algo ‘salvó los muebles’.

Ellos coinciden en que las medidas tomadas por el COE cantonal ayudarán a evitar que aumente el número de infectados en la ciudad, pero sienten que han sido los ‘patos’ en este proceso.

En cambio, Juan Pinos, comerciante informal desde 1994 y persona con discapacidad visual, no está de acuerdo con las medidas. Dice que estas deberían de aplicarse más tarde.

“Nosotros los informales vivimos del día a día. Las restricciones deberían de ser desde las nueve de la noche. Por ejemplo, donde vendo mis cositas no se aglomeran personas. Los clientes compran y se van”, aseguró.

Así transcurrió la primera tarde con las nuevas medidas en Guayaquil, con una zona céntrica ‘fantasma’ y con informales ‘varados’ con sus productos y los bolsillos vacíos.