Exclusivo
Actualidad

¡Por pánico a la escasez, el agua comienza a comercializarse en Wall Street!

El agua comenzó a cotizar en el mercado de futuros de commodities debido a su escasez, cuyo precio ahora fluctuará como lo hacen el petróleo o el oro.

El agua será un commodity similar al petróleo.
El agua será un commodity similar al petróleo.Cortesía

Como dice Abdalá Bucaram: ¿Y ahooora? que cae como ‘anillo al dedo’ por el agua, base de la vida en la Tierra, que comenzó a cotizar en el mercado de futuros de commodities debido a su escasez, cuyo precio ahora fluctuará como lo hacen el petróleo, el oro o el trigo.

Según el CME Group, el Nasdaq Veles California Water Index, con el ‘ticker’ NQH2O, se basa en un indicador de los precios de los futuros del agua de California que hoy cotizan a unos 486,53 dólares por acre-pie, una medida de volumen comúnmente utilizada en Estados Unidos equivalente a 1.233 metros cúbicos.

Afirman que los extraterrestres están en 'voz baja' estudiando el Universo.

Los extraterrestres firmaron un acuerdo con Trump, asegura exjefe de seguridad espacial

Leer más

Asimismo, los agricultores, fondos o municipios pueden protegerse o especular contra los cambios en el precio del agua.

Acorde al CME Group, los nuevos contratos permitirán una mejor gestión del riesgo asociado a la escasez de agua y harán una mejor correlación entre oferta y demanda en los mercados.

Si bien el índice se basa en los precios de las principales cuencas hidrográficas de California, donde ha aumentado la escasez de agua, este valor se puede utilizar como referencia para el resto del mundo en los mercados del agua.

Sin embargo, China y Estados Unidos son los principales consumidores de agua del mundo y, según Naciones Unidas, 2.000 millones de personas viven en países con graves problemas de acceso al agua, mientras que en los próximos años dos tercios del planeta podrían sufrir escasez y millones de personas desplazadas.

La explotación excesiva de estos recursos por parte del sector primario, la industria y el consumo humano, así como el cambio climático, han hecho que este recurso sea cada vez más escaso.