Exclusivo
Actualidad

Una pizza salvó a una mujer y a su hijo de las garras de su agresor

La víctima llamó a la Policía bajo el engaño de que le enviaran el pedido. Un agente se dio cuenta de lo sucedido y mandó a la patrulla

violence-4207549_1920
No era la primera vez que el sujeto golpeaba a su esposa y a su hijo, quienes temieron por su vida.Pixabay

Una mujer víctima de violencia intrafamiliar logró salvar su vida y la de su hijo, luego de simular una llamada para pedir una pizza, cuando en realidad estaba hablando con un policía. El hecho que ocurrió en Turín, Italia, se hizo viral luego de la suspicacia del agente, quien de inmediato se dio cuenta de que la petición, por parte de la víctima no era una broma, peor un error.

Eran cerca de las 9 de la noche, cuando Vicenzo, un policía a cargo de la línea de auxilio 112, cogía la llamada proveniente del barrio de Barriera di Milano, al noreste de la ciudad, en la cual se le solicitaba una pizza con entrega a domicilio. Tras el desconcierto inicial, el policía se dio cuenta rápido de que algo no iba bien y le preguntó a la mujer, a la que escuchaba alterada, si estaba todo en orden.

“No”, respondió ella. El operador le pidió que se alejara de allí y que no colgara. “Llegamos rápido”, le contestaba él sin colgar en ningún momento para no dejarla sola mientras pasaba la alerta a una patrulla que se personó de inmediato en el domicilio. Al llamar a la puerta, el hombre quien fue detenido acusado de malos tratos, abrió pensando que se trataba del repartidor que les traía el encargo cuando se encontró con los agentes.

Según informan medios italianos como La Repubblica, el agresor habría llegado a casa en estado de embriaguez y, al darse cuenta de que la televisión no funcionaba, se desquitó a los golpes con su pareja y su hijo, de diez años. No era la primera vez que la maltrataba pero, publica Il Messaggero, sí la primera vez que lo hacía con tanta violencia.

  • Otros casos
Hace unos meses, en Rimini, Italia, otra superviviente actuó de la misma manera en busca de ayuda. En su caso fueron su estado de nerviosismo y los gritos que se oían de fondo los que alertaron a quien estaba al otro lado del teléfono, que envió a una patrulla de agentes a la vivienda. Su marido fue detenido.
No solo en Italia este tipo de llamadas han puesto tras las rejas a maridos violentos. En Estados Unidos, por ejemplo, en 2015, una mujer y sus hijos fueron rescatados después de que los empleados de un Pizza Hut de Florida se percatasen que en los comentarios de un pedido online quien había ordenado el mismo hubiese escrito el mensaje “por favor, ayuda. Llamen al 911 por mí”. En Chile ocurrió un caso similar.
TE RECOMENDAMOS