Exclusivo
Actualidad

Policía mata a una mujer que resultó ser inocente

La mujer solo estaba jugando con su sobrino.

Imagen 11
El agente policial llevaba dos años de servicio.elmundo.es

Este lunes, Aron Dean, policía de Fort Worth, Texas (Estados Unidos), fue imputado por la justicia norteamericana por homicidio. El hecho ocurrió durante una operación rutinaria en la que Dean le terminó disparando a Atatiana Jefferson, de 28 años, la noche del viernes.

El jefe de policía interino de Fort Worth, Ed Kraus, se comprometió a realizar “una investigación exhaustiva, transparente y rápida” de lo ocurrido.

“Mi intención era reunirme con él hoy para darle de baja del Departamento de Policía de Fort Worth. Sin embargo, el oficial presentó su renuncia esta mañana (por ayer) antes de que nos reuniéramos”, comentó.

Todo comenzó por la llamada de un vecino de Atatiana Jefferson. Él estaba preocupado porque la puerta de su vecina había estado abierta por varias horas. Dos agentes, uno de esos era Dean, fueron al lugar, recorrieron la casa y “observaron a una persona de pie cerca de una ventana”, según el comunicado policial. “Al percibir una amenaza, un policía sacó su arma de servicio y disparó”, decía el documento. El oficial “no anunció que era policía antes de disparar”, reconoció el teniente Brandon O’Neil.

La mujer, afroamericana, estaba jugando videojuegos con su sobrino de 8 años. Al escuchar un ruido extraño en el patio, se acercó para observar qué ocurría y le dispararon, dijo el abogado de la familia de la fallecida, Lee Merritt. Jennifer murió antes de que llegue la ayuda. Solo había abierto la puerta para que se refrescara la casa, dijo la familia.

“Todos estamos desconsolados hoy. Atatiana era una joven hermosa, inteligente y sorprendente en todos sus aspectos, que fue injustamente arrancada de su familia”, manifestó por su parte la alcaldesa de Fort Worth, Betsy Price, en una rueda de prensa.

Esta tragedia se ha producido a dos semanas de que, a unos 50 kilómetros de Fort Worth, en Dallas, se sentenciara a 10 años de prisión una policía que mató a un hombre negro por confusión, en el 2018.