'Pase' a la eternidad para policía Imbabureño

Exclusivo
Actualidad

'Pase' a la eternidad para policía Imbabureño

El gendarme se encontraba con descanso médico, pero de regreso a sus labores debía formar en Santo Domingo de los Tsáchilas. Fue asesinado en Guayaquil 

El cabo primero de la Policía Michaell Bedoya Benavides fue asesinado en Socio Vivienda.
El cabo primero de la Policía Michaell Bedoya Benavides fue asesinado en Socio Vivienda.Cortesía

El cabo primero de la Policía, Michaell Ángel Bedoya Benavides, de 35 años, no volverá a investigar otro hecho de sangre, trabajo que desempeñaba en la Dinased, unidad encargada de investigar muertes violentas, tentativas de asesinatos y secuestros.

La madrugada del domingo 15 de enero, cuatro sujetos acabaron con su vida y ahora él es una de las 42 personas asesinadas –hasta la madrugada de ese día– en la Zona 8, que abarca a los cantones de Guayaquil, Durán y Samborondón.

Bedoya era oriundo de la provincia de Imbabura y desde hace un año y cinco meses era uno de los agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas.

Hasta ayer Ecuador ya sumaba 145 asesinatos. 86 más que el 2021, en el mismo período.

El coronel Holguer Cortez, subcomandante de la Zona 8, informó que el gendarme asesinado y otras siete personas, tres hombres y cuatro mujeres, bebían en el exterior de un domicilio ubicado en el plan habitacional Socio Vivienda 1, en el noroeste porteño, cuando fueron atacados por individuos, quienes llegaron caminando y huyeron en moto.

“Entre los fallecidos está el miembro de la Dinased, él se encontraba en estos días en el trámite administrativo, de su pase o trasladado a Santo Domingo de los Tsáchilas. También resultaron afectadas otras tres personas, entre ellas una adolescente de 15 años. Se encuentran hospitalizados”, dijo el jefe policial.

Michaell Ángel Bedoya Benavides, de 35 años.
Michaell Ángel Bedoya Benavides, de 35 años.Cortesía

Explicó que la diligencia para el pase de Bedoya se había suspendido, porque él se encontraba con descanso médico. “Presentó dos certificados médicos, de 15 días cada uno, por una dolencia en la espalda”.

En la escena del crimen, agentes de Criminalística hallaron 15 indicios balísticos.