“¡Quédate quieto o te lanzo al río!”, le había dicho secuestrador a taxista que fue rescatado
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

“¡Quédate quieto o te lanzo al río!”, le había dicho secuestrador a taxista que fue rescatado

Uno de los captores lo había amenazado con matarlo si intentaba escapar. La víctima estuvo 6 horas amarrada dentro de una casa en el sur de Guayaquil

Juan Arreaga estuvo amarrado de pies y manos con fundas plásticas. El detenido (atrás) Jesús Angulo Borbor, tiene un proceso por trafico de droga.
Juan Arreaga estuvo amarrado de pies y manos con fundas plásticas. El detenido (atrás) Jesús Angulo Borbor, tiene un proceso por trafico de droga.Álex Lima

De las seis horas que el taxista informal, Juan Arreaga, permaneció secuestrado y atado con fundas plásticas, lo que más recuerda es la advertencia que le hizo uno de sus captores: “quédate quieto, es mejor que hagas caso, porque amarrado te lanzo al río”.

Estas palabras que aún retumban en su mente han provocado que el guayaquileño, de 50 años, no quiera volver a "taxear", pese a que este oficio es la única fuente de ingreso de su hogar y el dinero es utilizado para alimentar a sus seis hijos, cinco de ellos menores de edad.

Arreaga recuerda que la tarde del martes fue abordado en la ciudadela Coviem (sur de Guayaquil) por dos hombres y una mujer. Ellos le solicitaron una carrera hasta el Batallón del Suburbio.

Sin embargo, cuando habían avanzado varios kilómetros, cerca de la vía Perimetral, lo obligaron a detener la marcha del carro, situación que fue aprovechada por otro sujeto para embarcarse y apuntarlo con un arma.

“El individuo que se subió sacó un arma y me la puso en la cabeza. Entre todos me sometieron y me dijeron que condujera hasta el sector de Trinipuerto y que el carro solo lo querían para una ‘vuelta’. Me obligaron a ingresar a una casa. Allí estaban otros dos hombres. Uno de ellos el detenido”, relató aún asustado el afectado.

Sostuvo que durante el tiempo en que permaneció secuestrado, uno de sus captores, identificado como Jesús Ángulo Borbor, le advertía que no hiciera nada por tratar de escapar porque al mínimo movimiento acabaría con su vida.

“Nunca había vivido algo así, manejo desde que tengo 22 años y ahora ya no quiero volver a conducir. Reconozco su voz, era él (señalando al detenido)”, recordó el afectado.

El vehículo fue recuperado en la cooperativa El Fortín, en el sector Nueva Prosperina, al noroeste de Guayaquil.
El vehículo fue recuperado en la cooperativa El Fortín, en el sector Nueva Prosperina, al noroeste de Guayaquil.Cortesía

A las 23:00 fue liberado por agentes de la Policía Judicial, quienes mediante información de moradores conocieron que a la fuerza ingresaron a un hombre a un domicilio del sector.

Un agente de la Policía Judicial indicó que vecinos revelaron que no era la primera vez que observaban personas que eran ingresadas a la fuerza a esa casa.

El general Fausto Buenaño, comandante de la Zona 8, informó que según versión del afectado, el hombre aprehendido era el encargado de vigilar que no se desate y escape.

Según información de moradores a los policías está casa sería una guarida para delincuentes y allí llevan a sus víctimas.
Según información de moradores a los policías está casa sería una guarida para delincuentes y allí llevan a las víctimas.Alex Lima