En Quito: Hombre se paseaba con un fusil
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

En Quito: Hombre se paseaba con un fusil

El hecho ocurrió en la Mitad del Mundo, en el norte de la ciudad. En la zona hay caos y descontrol. Hasta existen uniformados retenidos. 

54ff99f7-947b-4446-9628-c789a567964a
Un hombre se paseaba con un rifle por la Mitad del MundoCaptura video

En la Mitad del Mundo, norte de Quito, la situación es caótica debido al paro. Además de los cierres viales en varios tramos de la avenida Manuel Córdova Galarza, se han identificado en la zona a algunas personas armadas. 

El video en el que aparece un hombre con un fusil se ha viralizado en los chats comunitarios. Residentes tienen miedo. La mayoría se mantiene en su casa y los negocios tienen las puertas cerradas. 

El joven tuvo una herida en el cuello provocado por el choque que terminó haciéndolo caer en la calle.

Motociclista, herido tras impactarse contra un alambre puesto por manifestantes en la Mitad del Mundo

Leer más

Desde la mañana, la situación se volvió conflictiva en la zona. Esto, luego de que los participantes del paro se tomaran el Redondel de Maresa. Con llantas en llamas y alambres de púas impedían el paso de los automóviles y motos. 

Incluso, los manifestantes llegaron a 'cuadrarse' frente a los vehículos para impedir el paso. Una mujer hasta impidió el recorrido de un motociclista con su cuerpo. 

Los ánimos se encendieron aún más en la tarde, cuando la policía y los militares llegaron para replegar a los protestantes. Sin embargo, esto no fue posible. Según un vídeo que también se hizo público, algunos uniformados fueron agredidos y retenidos por los manifestantes. 

Esta tarde también trascendió que un militar fue secuestrado por una turba de jóvenes violentos en el sector de la Unasur. Previamente ellos lanzaron piedras y persiguieron a los militares, quienes habían emprendido su retirada. Uno de los soldados se tropezó y los huelguistas lo atraparon. Lo patearon en el suelo.

Los policías han lanzado gas lacrimógeno y bombas aturdidoras para dispersar a la masa enfurecida. 

El militar que está secuestrado tiene un golpe en la cabeza y se lo observa con raspones en el rostro