Exclusivo
Actualidad

¡Abrieron el sepulcro de Cristo luego de 500 años!

Se desconoce si lo que los investigadores encontraron tras esa segunda losa es solo la roca original sobre la que se depositó el cuerpo de Cristo.

Imagen cristo
Se desconoce si lo que los investigadores encontraron tras esa segunda losa es solo la roca original sobre la que se depositó el cuerpo de Cristo.EFE

La tumba se abrió el pasado 26 de octubre. El lugar estuvo cerrado casi cinco siglos, convertido en santuario de cristianos de todo el mundo. De acuerdo a un artículo publicado por Diario El País, no se realizó ninguna ceremonia, ni publicidad. Se contó con algunos representantes de las tres principales confesiones que guardan el Santo Sepulcro de Jerusalén —franciscanos, greco-ortodoxos y armenios—.

Un equipo griego, responsable de restaurar el complejo religioso, retiró la pesada losa de mármol que cubre el sitio donde, según la tradición cristiana, se enterró a Jesucristo. Varios sacerdotes esperaban ese día con impaciencia en el exterior del templete de mármol construido en 1810 para proteger el lugar.

Según la publicación, no se maneja mucha información sobre lo que trascendió en los días previos. Lo que se sabe es que los especialistas contaron con unas 60 horas distribuidas en diferentes días para realizar el trabajo y analizar con instrumentos de última generación la cavidad. El arqueólogo Fredrik Hieberde detalló a la organización National Geographic —la única que grabó todo el proceso— que fue un trabajo contrarreloj para explorar uno de los lugares que más misterio suscitan y para el que contaron con un potente georadar.

National Geographic publicará distintas curiosidades en noviembre. Hasta este viernes 28 de octubre, se conoce que el aparato reveló que tras la capa de material de relleno que quedó al descubierto luego de desplazar la losa de mármol, existe una segunda lápida grisácea con una cruz grabada sobre una superficie algo más blanquecina.

Fuentes consultadas por El País confirmaron que la noche del jueves los trabajos continuaban en el interior de la sala de tres metros cuadrados. El lugar alberga la tumba a la que se accede por una puerta de 1,33 metros de altura.

Las partes implicadas en la restauración del sepulcro habrían dado su visto bueno para que se abra una ventana, en el frente de la sepultura, y se pueda observar -en adelante- la roca original a través de un cristal. Así se hizo en la tumba de María, situada extramuros de la ciudad vieja de Jerusalén. Actualmente se desconoce si lo que los investigadores encontraron tras esa segunda losa es solo la roca original sobre la que se depositó el cuerpo de Cristo o si hay alguna otra sorpresa.